¿Qué aporta la tecnología a la relación del taller con los grandes clientes como aseguradoras y compañías de renting?

Aseguradoras y renting demandan, crecientemente, una relación más transparente, informatizada, con sistemas de gestión y tecnologías que permitan generar indicadores para medir la eficiencia con la que se gestiona el siniestro. Sin embargo, la implantación y uso de esas nuevas herramientas tecnológicas de gestión en los talleres españoles es aún tan insuficiente como irregular. Así lo indica el estudio que presentamos a continuación, basado en una macro encuesta realizada por GT Motive entre talleres de carrocería e integrales (que también hacen electromecánica).

gráfico 1

La media de empleados en el taller de chapa y pintura español es de cuatro empleados. Pero no deja de ser un promedio, porque si nos fijamos en el taller marquista, ese ratio asciende a cinco trabajadores, dos de ellos chapistas

y tres pintores. Como cabía esperar, las plantillas de los talleres multimarca son sensiblemente inferiores, de apenas tres operarios.

gráfico 2

La crisis económica y sus efectos colaterales como una bajada de la siniestralidad y la menor predisposición a reparar daños de chapa y pintura ha provocado una caída de la demanda de servicios. Pero si nos fijamos en este cuadro vemos que esa caída ha sido mayor en el caso de los reparadores marquistas de carrocería.

gráfico 3

Detrás de casi nueve de cada diez reparaciones de chapa y pintura está una aseguradora. No es de extrañar su condición de “gran cliente” necesitado de un tratamiento diferenciado.

gráfico 4

Los reparadores de chapa y pintura son conscientes del papel dinamizador de carga de trabajo que juegan las aseguradoras. De ahí que casi siete de cada diez tengan conciertos con ellas.

gráfico 5

A pesar de que la eficiencia en la gestión del siniestro es uno de los aspectos que más preocupa a ese gran cliente que es la aseguradora, seis de cada diez talleres no miden la rentabilidad de sus intervenciones.

gráfico 6

Si hay una herramienta para monitorizar la gestión y salud económica de una empresa, es el DMS. Por eso, llama la atención que casi seis de cada diez talleres aseguren contar con uno. La respuesta es contradictoria con el hecho de no medir la rentabilidad. ¿O es que se tienen y no se usan?

gráfico 7

Los reparadores que disponen de un DMS a la hora de gestionar su actividad tienen un mayor control sobre la rentabilidad de todas las facetas de su negocio. De este modo, pueden medir el beneficio de cada orden de reparación, pero también de cada una de las áreas funcionales de la empresa.

gráfico 8

En general, los talleres que cuentan con DMS son más rentables. Y como la implantación es mayor en los talleres marquistas, cabe concluir que la mayor rentabilidad de los reparadores autorizados de marca está también relacionada con el mayor uso de estas tecnologías de gestión.

gráfico 9

Según los resultados de la macroencuesta, los reparadores integrales, que hacen chapa y pintura pero también intervenciones electromecánicas, disponen en mayor medida de sistemas DMS. En consecuencia, están en condiciones de medir mejor su rentabilidad en el taller.

gráfico 10

Llama la atención que más de uno de cada cuatro talleres que trabajan la carrocería no estén utilizando ningún tipo de herramienta informática para la valoración de daños. Ésta no parece la forma más adecuada de poder negociar con los peritos de las compañías de seguros.

gráfico 11

La integración de las herramientas de valoración en paquetes de software de gestión ayuda a su implantación y uso. La mayor preeminencia de esos paquetes en los talleres integrales explica el mayor uso que hacen de las herramientas de valoración frente a los carroceros puros.

gráfico 12

Casi la mitad de los talleres marquistas cuentan con más de una herramienta de valoración. Por el contrario, llama la atención que cuatro de cada diez talleres multimarca no utilicen ningún tipo de herramienta de valoración en sus operaciones diarias. Solo un 10,2% cuenta con más de una.

gráfico 13

El comercio electrónico aplicado a la compra de producto por parte de los talleres a sus proveedores aún tiene mucho recorrido en nuestro país. Apenas seis de cada diez distribuidores proporciona este tipo de soluciones a los reparadores en la actualidad. Se trata de una herramienta que aporta transparencia al proceso de compra.

gráfico 14

Si diéramos por cierto el dicho de que quien paga manda, la conclusión que se extrae de este cuadro no podría ser más reveladora: en casi ocho de cada diez ocasiones el coste de las valoraciones de los siniestros lo asume la compañía de seguros, no la empresa de reparación de automóviles.

gráfico 15

Si resultaba esclarecedor que menos de la mitad de los proveedores del taller pusieran a su disposición plataformas de comercio electrónico, no lo resulta menos que apenas sean tres de cada diez los reparadores que tienen conexión directa con las compañías con las que trabajan.

gráfico 16

El porcentaje de talleres marquistas con conexión directa a la aseguradora es claramente superior al del conjunto de los talleres multimarca. Si la confianza de la aseguradora con el taller tiene que ver con dicha conexión, queda un largo recorrido por transitar para unos y otros.

gráfico 17

Junto a la petición de mejores condiciones económicas en la relación comercial, es de destacar que las principales demandas de los talleres en la relación con sus grandes clientes tengan que ver con la libertad: para acceder a trabajar sin ser talleres concertados y para utilizar el recambio que cada reparador considere adecuado.

DESCÁRGATE EL ESTUDIO COMPLETO EN PDF HACIENDO CLICK AQUÍ

Espacio patrocinado porroberlo 2018 728x90

No hay comentarios

Escribir comentario