El mantenimiento preventivo, «Causa ASER» del mes de junio

Seguir la política de revisiones de los fabricantes de vehículos y componentes conlleva más ventajas de las que muchos conductores imaginan.


El mantenimiento preventivo se puede definir como el conjunto de operaciones, programadas a intervalos predeterminados, destinadas a mantener el estado de los componentes de un vehículo en perfectas condiciones. Cumplir con los tiempos estipulados es fundamental para asegurar el correcto funcionamiento y duración de todos los elementos y sistemas del coche, pero también para la seguridad del usuario del vehículo y la del resto de usuarios de la vía. Por todo ello, el Grupo ASER dedica sus «12 Causas» de junio a la importancia de los mantenimientos preventivos en el cuidado del coche. Para esta campaña comunicativa, ASER cuenta con la colaboración de ‘Elige calidad, elige confianza’, iniciativa para el fomento del uso de recambios de calidad producidos por fabricantes de componentes contrastados.

mantenimiento predictivo 12 Causas ASER del mes de junio

Cada uno de los componentes del coche necesita unas operaciones periódicas de revisión y mantenimiento, siendo los fabricantes de vehículos y de componentes los que dan las pautas de estas revisiones en los libros de mantenimiento. De igual manera, muchos de estos componentes deben ser cambiados cada cierto tiempo, aunque en apariencia no presenten averías (acción preventiva). Estas pautas son diferentes para cada vehículo y no cumplirlas puede generar problemas graves en el bolsillo del automovilista, en la seguridad de las vías y en el medio ambiente.

En el libro de mantenimiento se estipula cada cuanto hay que realizar las revisiones programadas, bien por tiempo o por kilómetros recorridos (lo que antes ocurra) y cuáles son las operaciones que hay que realizar en cada revisión. También varían los tiempos y kilómetros de estas revisiones en función del uso que se haga del vehículo (normal o severo), pues no es lo mismo usar el vehículo siempre en ciudad que hacerlo en carretera, ni es lo mismo usarlo sólo los fines de semana que utilizarlo como servicio público.

No hay que confundir el cambio del aceite, los filtros y «mirar» el estado de los componentes más visibles del vehículo con el mantenimiento programado; no son lo mismo. Por ello es aconsejable realizar los mantenimientos programadas en un taller de confianza, donde tendrán el conocimiento, las herramientas y los programas adecuados para saber qué hay que revisar y cambiar en cada momento.

Beneficios del mantenimiento preventivo programado

  • Reducción de averías: una acción preventiva puede ahorrar el coste de una acción correctiva, por lo general más cara. Esta es la primera ventaja, y quizás la más obvia, de realizar estos mantenimientos. Un buen ejemplo de ello es la rotura de la correa de distribución, que en muchos coches puede llegar a romper elementos del motor. Ahorrarse el coste del cambio de correa de distribución, o simplemente de los tensores, en un mantenimiento preventivo puede hacer que en un futuro el usuario deba enfrentarse a una avería muchísimo más costosa. ¿Merece la pena?
  • Ahorro de combustible: incorrecta presión de los neumáticos, problemas en la suspensión, aceite en malas condiciones… todo ello genera un aumento del consumo de combustible de hasta el 30%, afectando también a las emisiones nocivas generadas. El mantenimiento preventivo ayuda a que el vehículo tenga el rendimiento adecuado, no consuma más combustible del requerido y mantenga su nivel de emisiones contaminantes en los valores marcados.
  • Seguridad para los usuarios de la vía: cumplir con un programa de mantenimiento preventivo reduce de forma considerable la probabilidad de sufrir accidentes, habitualmente consecuencia del mal funcionamiento o estado de los sistemas del coche.
  • Aumento de la vida útil: realizar todos los mantenimientos hace que cualquier defecto sea corregido a tiempo, evitando que se presenten fallos mayores que reduzcan la vida útil de los componentes. Esto tiene una incidencia directa en la seguridad.

«Cuando hablamos de mantenimiento preventivo y correctivo, la gran diferencia está en los costes. Al anticiparse a los daños producidos por el desgaste, así como a las averías, se reduce al mínimo la necesidad de realizar mantenimientos correctivos, lo que incide directamente en el ahorro. Como podemos ver, es muy importante realizar los mantenimientos programados para nuestro vehículo, no sólo por una cuestión económica si no también por su incidencia directa en la seguridad y medio ambiente», concluyen desde ASER.

 

aser

También te puede interesar:

 

Espacio patrocinado por Advertisement
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por


No hay comentarios

Escribir comentario