Anton van Zanten gana el European Inventor Award 2016 por su sistema ESP

El ingeniero jubilado de Bosch añade el reconocimiento a su extensa lista de premios y patentes en la ayuda a la conducción.


El ingeniero jubilado de Bosch Anton van Zanten ha sido reconocido con el European Inventor Award 2016 por su invención del famoso y mundialmente extendido Programa Electrónico de Estabilidad (ESP). El premio, que otorga la Oficina Europea de Patentes (EPO), le fue concedido en la categoría de ‘Premio a toda una vida’. El galardonado, de origen holandés, desarrolló el sistema antiderrape dirigiendo un grupo de 35 investigadores de Bosch a lo largo de una carrera profesional que abarcó más de 25 años.

“Anton van Zanten y sus compañeros ingenieros son los ángeles de la guarda de muchos conductores”, manifestó Volkmar Denner, presidente del Consejo de Administración de Robert Bosch GmbH, refiriéndose no sólo al ganador del premio sino también al todo el equipo de investigadores. “La invención del ESP representa, como pocos, el eslogan ‘Innovación para tu vida’ que subraya nuestro logotipo”,  subrayó el CEO de Bosch. Sólo en Europa, el ESP ha salvado hasta hoy más de 8.500 vidas y ha evitado más de un cuarto de millón de accidentes de tráfico. Esto hace que la protección antiderrape sea el sistema de seguridad más importante en el vehículo después del cinturón de seguridad.

El ESP constituye el mayor éxito de van Zanten, pero no el único. Y es que el galardonado es un claro ejemplo de inventor al contar con unas 180 series de patentes, entre las que destacan el “electronic rollover mitigation” o el “trailer sway mitigation”. Actualmente, van Zanten continúa dando conferencias y charlas en las universidades sobre los sistemas para vehículos y colaborando como consultor para empresas de automoción. A pesar de los numerosos premios recibidos por el holandés, el European Inventor Award constituye un éxito muy preciado al serle reconocido el trabajo de toda una vida.

Un equipamiento de serie en cada vez más países

Mediante sensores inteligentes, el ESP compara, 25 veces por segundo, si el coche se está moviendo en la dirección deseada por el conductor a través del volante. Si los valores medidos no coinciden, el sistema antiderrape interviene, reduciendo inicialmente el par motor. Si esto no fuera suficiente, frena adicionalmente las ruedas de manera individual, generando la contrafuerza necesaria para mantener el vehículo con seguridad en la trayectoria deseada. Si todos los vehículos estuvieran equipados con el sistema ESP, se podrían evitar hasta el 80 por ciento de todos los accidentes producidos por derrapes. El 1 de noviembre de 2014, el ESP pasó a ser obligatorio dentro de la Unión Europea para todos los coches de nueva matriculación y vehículos comerciales ligeros de hasta 3,5 toneladas. Además de la UE, el ESP también es obligatorio en Australia, Canadá, Israel, Nueva Zelanda, Rusia, Corea del Sur, Japón, Turquía y Estados Unidos. De esta forma, a nivel mundial, el 64 por ciento de todos los vehículos nuevos están ya equipados con ESP. Hasta la fecha, Bosch ha fabricado más de 150 millones de este sistema.

 

Anton van Zanten (Netherlands), nominated for the European Inventor Award 2016 in the Lifetime Achievement category
Espacio patrocinado por Advertisement
Espacio patrocinado por Advertisement
Espacio patrocinado por Advertisement


No hay comentarios

Escribir comentario