Autorizada la tecnología de Bosch y Daimler para el aparcamiento automatizado

El sistema desarrollado por ambas compañías logra recoger y devolver el vehículo de forma completamente autónoma a su conductor.


Bosch y Daimler acaban de obtener la aprobación de las autoridades competentes de Baden-Württemberg (Alemania) para su sistema de aparcamiento automático. Este revolucionario servicio, ubicado en el Museo Mercedes-Benz de Stuttgart, es accesible a través de una App y no requiere conductor por motivos de seguridad. Se trata de la primera función de aparcamiento SAE Level 4 sin conductor, totalmente automatizada del mundo y aprobada oficialmente para uso diario.

sistema aparcamiento automático Bosch y Daimler

Desde el principio, la máxima prioridad de Bosch y Daimler en este proyecto ha sido la seguridad. Dado que todavía no existe un proceso de autorización oficial para este tipo de funciones, las autoridades locales supervisaron el proyecto desde el principio junto a expertos de TÜV Rheinland.

El resultado es un concepto de seguridad integral que, con los ensayos adecuados y criterios de admisión, puede aplicarse en aparcamientos de todo el mundo. En la concepción de este proyecto piloto, los desarrolladores definieron cómo el vehículo detecta a los peatones y otros coches y se detiene al encontrar un obstáculo. También establecieron comunicaciones seguras entre todos los componentes del sistema y garantizaron la total fiabilidad de la maniobra de aparcamiento.

La tecnología detrás del aparcamiento automático

Conducir hasta el parking, bajar del coche y enviarlo a una plaza de aparcamiento con sólo tocar la pantalla de un smartphone. Ese era el objetivo y ambas empresas lo han logrado. ¿Cómo? Una vez que el conductor abandona el aparcamiento, el coche se dirige por sí mismo a un espacio asignado para aparcar. Más tarde, el coche vuelve al punto de entrega de la misma manera.

Este proceso se basa en la interacción entre la infraestructura de aparcamiento inteligente de Bosch y la tecnología de automoción de Mercedes-Benz. Los sensores Bosch vigilan el pasillo de acceso y sus alrededores, proporcionando la información necesaria para guiar el vehículo. La tecnología del coche convierte los comandos de la infraestructura en maniobras de conducción. De esta manera, los coches pueden incluso subir y bajar rampas por su cuenta. Si los sensores de infraestructura detectan un obstáculo, el vehículo se detiene inmediatamente.

 

bosch

También te puede interesar:

 

Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por


No hay comentarios

Escribir comentario