Brembo resalta la importancia del correcto par de apriete de las ruedas

Para garantizar el contacto correcto entre la rueda, el disco y el buje se recomienda al mecánico apretar «en estrella» las tuercas.


En el mundo del automóvil, a menudo se pasa por alto la importancia de un par de apriete correcto de las ruedas, sobre todo al sustituir neumáticos. Tal y como recuerdan desde la especialista Brembo, una rueda mal montada por un incorrecto apriete de tuercas y pernos suele causar vibraciones en el volante durante la frenada, así como problemas de funcionamiento en los frenos. Tuercas y pernos también pueden deformarse, alargarse y romperse por un apriete excesivo, especialmente si se circula sobre baches y badenes.

Brembo par de apriete ruedas

Asimismo, el uso frecuente de pistolas neumáticas o eléctricas tradicionales a su potencia máxima deteriora de manera sistemática las roscas, además de hacer que componentes como pernos, tornillos y tuercas dejen de funcionar correctamente. También existe el riesgo de que otros elementos, como por ejemplo el buje, se dañen al enroscar los tornillos en su interior. Una consecuencia de este deterioro es la fijación incorrecta del buje de la rueda, algo que ocurre con habitual aunque desconocida frecuencia.

La especialista en fricción también señala al aumento de tamaño de los vehículos modernos (tanto de su altura general como de las ruedas) y al reducido tamaño del buje como motivos por los cuales el conjunto rueda-disco-buje en un vehículo sufre mucho más las tensiones generadas por las fuerzas que convergen en dicho punto que en un vehículo de hace 20 o 25 años.

El apriete irregular de las tuercas de la rueda puede causar, en poco tiempo, una holgura centesimal entre el conjunto buje-disco-rueda que provocará algunos problemas. Debido a que el disco de freno roza alternativamente contra la pastilla de freno, y lo hará con mayor frecuencia tras una primera frenada, la pastilla tenderá a ajustar su posición en el disco y, por esta razón, se pueden generar vibraciones más intensas. El rozamiento alterno (visible incluso girando la rueda con las manos) hará que una zona del disco se caliente más que otra y, al frenar, el usuario notará claramente una vibración en el volante, debido a la irregularidad de la fricción sobre el disco.

Diferenciar estos casos del frecuente problema de «disco doblado»es fácil: en este último caso, el volante vibra cuando se produce el problema, pero el pedal del freno no. A lo largo de la vida de dicho disco y de dichas pastillas, el disco se deformará y en las pastillas se observará un desgaste irregular. A causa de la deformación del disco debida al rozamiento constante y alterno, también el pedal del freno empezará a vibrar.

Lograr un apriete correcto

El apriete de las ruedas se debe realizar con una llave dinamométrica y aplicando un par de apriete específico, en función del tamaño, el material de las tuercas y los pernos y el tipo de rosca. El par de apriete se suele indicar en el manual de mantenimiento del vehículo. Es posible utilizar una llave de impulsos tradicional con el ajuste más bajo (el par de apriete de la herramienta no debe superar el par necesario) o llaves con limitador de par para impedir que se supere el par especificado.
La aplicación de un par de apriete inferior al indicado puede hacer que los tornillos se aflojen, mientras que un par excesivo puede provocar la deformación de los discos con riesgo de rotura y problemas a la hora de desenroscar los tornillos en caso de pinchazo. Para garantizar el contacto correcto entre la rueda, el disco y el buje se recomienda apretar «en estrella» las tuercas: primero una tuerca y luego la de enfrente, en lugar de la contigua.
Puedes descargar aquí la guía de Brembo sobre pares de apriete para las principales marcas y modelos del mercado.

 

brembo

También te puede interesar:

 

Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por


No hay comentarios

Escribir comentario