Consejos para evitar sanciones debido a una incorrecta gestión de los residuos peligrosos

GT Motive ofrece a los profesionales de la reparación algunos consejos para mantener la organización y la limpieza en el entorno laboral.


Si los talleres mecánicos no realizan una correcta gestión de los residuos peligrosos pueden, además de poner en peligro su seguridad, la de sus clientes y la del entorno, ser sancionados por la Administración. En su blog ‘GT Motive Adictos’, la empresa especialista en software para actividades del taller GT Motive ofrece a los profesionales del taller cuatro útiles consejos para evitarlo.

Consejos para evitar ser sancionados por la incorrecta gestión de los residuos peligrosos

No mezclar distintos residuos

Con la intención de mantener separados cada tipo de residuo, el profesional debe adaptar las infraestructuras del taller y facilitar así la identificación, por medio de impresos identificativos, de cada uno de los deshechos. Esta separación siempre se realizará desde el origen y sin haber mezclado los residuos posteriormente.

Se trata de una clasificación que debe de llevarse a cabo con cualquier tipo de residuo y no únicamente con los productos líquidos. También cuentan los productos sólidos, como textiles, cartones o cualquier otra pieza que hubiera estado en contacto con productos peligrosos.

Utilizar contenedores adaptados a cada residuo

Es muy útil contar con recipientes adaptados a las características de cada tipo de residuo. Estos contenedores ayudarán a gestionar perfectamente la problemática de cada tipo de desecho. También se han de instalar tanques que permitan ir almacenando los aceites una vez que se hayan utilizado, al mismo tiempo que grasas, combustibles, carburantes o lubricantes, e incluso agua que se haya podido contaminar. Bajo ningún concepto deben realizarse posteriores trasvases de este tipo de líquidos entre los diferentes envases.

Además, es importante mantener los contenedores en espacios con ventilación y que sean fácilmente identificables. Para ello, los responsables de esta gestión pueden ayudarse de códigos de colores. También es importante alejar los recipientes de lugares con altas temperaturas y vigilar que no reciban directamente los rayos del sol ni estén expuestos a la lluvia. Por último, también es fundamental no juntar productos que pudieran reaccionar entre sí.

Concienciar sobre el riesgo de estos productos

Los profesionales de los talleres mecánicos deben de estar al corriente de todos los riesgos propios del tratamiento de este tipo de residuos, para de esta forma hacer una valoración de las posibles consecuencias de una mala gestión y manejo de los mismos.

Para facilitar esta labor, la empresa proporciona las empresas su programa ‘Más Cerca’ que proporciona, entre otras cosas, formación e información en materia medioambiental.

Confiar en los profesionales cualificados

En el caso de que no se quisiera asumir la responsabilidad del tratamiento de los productos propios de la gestión de un taller, sería conveniente contar con la ayuda o acudir a un gestor autorizado de residuos peligrosos. Si se opta por ello, conviene cerciorarse de que el gestor contratado está realmente autorizado a dicho tratamiento para así evitar posibles consecuencias administrativas.

 

gt motive

También te puede interesar:

 

Espacio patrocinado por Advertisement
Espacio patrocinado por Advertisement
Espacio patrocinado por Advertisement


No hay comentarios

Escribir comentario