Consejos para cuidar la batería del coche ante la llegada del frío

Midas recuerda la conveniencia de revisar su funcionamiento en los cambios de estación y ante la llegada de las bajas temperaturas.


La batería es uno de los elementos de los automóviles más propensos a sufrir por bajas temperaturas y después del verano debido a que el calor también acorta su vida útil. Por eso, es imprescindible revisarla antes y después de invierno y verano, ya que puede sufrir daños al enfrentarse a cambios bruscos de temperatura. Con motivo de la llegada de los meses de frío, la cadena especializada en mantenimiento del vehículo Midas ofrece a los automovilistas una serie de consejos para saber cómo cuidar la batería del coche.

consejos para cuidar la batería del coche ante la llegada del frío

En primer lugar, y si el vehículo ya tiene dos años, la red de talleres aconseja revisar el estado de la batería cada seis meses. La iluminación, el limpiaparabrisas, el cierre centralizado o el GPS son algunos de los dispositivos que dependen de la batería, por ello es necesario realizar revisiones de una manera regular. Además, dependiendo del vehículo puede tener más o menos componentes eléctricos que consuman de la batería estando en reposo, por eso es conveniente revisarla después de un tiempo sin utilizar el coche y observar el consumo de la misma para evitar sorpresas.

Además, y dependiendo del uso que se le dé al vehículo, Midas recomienda sustituirla cada cuatro años. Normalmente la vida útil de una batería puede variar en función de varios factores, desde la marca o fabricante al uso que se le dé al vehículo. No conseguir arrancar el motor o tardar demasiado en hacerlo, escuchar chasquidos al arrancar el vehículo, no conseguir recargar la batería tras circular con el coche o baterías deformadas que presenten corrosión, son algunos de los síntomas que indican que es necesario sustituir la batería. Además, si la batería tiene más de cuatro años, independientemente de que funcione con normalidad, también será recomendable cambiarla ante la posibilidad de que deje de funcionar de un momento a otro.

Finalmente, y como ya se ha indicado arriba, es conveniente hacer una revisión antes y después del verano e invierno. Las altas temperaturas del verano provocan la autodescarga de la batería, haciendo que sus piezas electromecánicas envejezcan más rápido; además, aquellas baterías que llevan varios años instaladas son más propensas a descargarse frecuentemente con el frío, perdiendo capacidad de recuperación. El frío complica la supervivencia de una batería en malas condiciones y más después de un verano largo y caluroso, por lo que Midas entiende como «imprescindible» acudir a una revisión durante estas fechas y cambiar la batería por una nueva.

 

midas

También te puede interesar:

 

Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por Advertisement Advertisement
Espacio patrocinado por


No hay comentarios

Escribir comentario