Tipos de válvula reguladora de presión y consejos de mantenimiento

Dependiendo del fabricante, esta válvula se puede encontrar junto a la bomba de combustible o en el conducto distribuidor o raíl.


La válvula reguladora de presión de combustible es un componente del sistema de inyección cuya función consiste, principalmente, en mantener constante la presión del carburante en el raíl de los inyectores. En su Blog ‘Ruta 401’ para profesionales de la reparación, Loctite explica los tipos de válvula reguladora de presión y brinda consejos de mantenimiento y reparación.

válvula reguladora de presión

Además de garantizar el óptimo funcionamiento del motor, la válvula reguladora de presión es un componente que también ayuda a la eficiencia del vehículo, ya que, gracias a él, se produce un mayor aprovechamiento del carburante.

Dependiendo del fabricante, esta válvula se puede encontrar en dos ubicaciones del vehículo: junto a la bomba de combustible o bien en el conducto distribuidor o raíl (este emplazamiento es el más habitual).

Composición y funcionamiento de la válvula de presión

La válvula reguladora de presión está compuesta por un cuerpo metálico que permite el embridaje sobre la bomba de alta presión o sobre el raíl de inyección, según el sistema de control de presión empleado.

En su interior, se encuentra un inducido que presiona una bola contra el asiento de estanqueidad (paso de carburante). En función de la presión de la bola contra este asiento, se permite o no la comunicación entre el circuito de alta y baja presión.

El inducido está gobernado por un resorte tarado con una determinada fuerza (establecida por el fabricante según la presión de inyección óptima). Por otra parte, también puede ser controlado por el esfuerzo que ejerce sobre él un electroimán al recibir pulsos eléctricos.

El hecho de que el inducido esté rodeado de combustible, permite su lubricación y su capacidad para disipar el calor.

Tipos de válvulas (IPR y SCV)

Existen dos tipos de válvulas para controlar la presión de inyección:

  • IPR (injection pressure regulator). Este tipo de válvula está preparada para permitir el retorno de combustible desde las válvulas de admisión hacia el depósito en caso de que la presión sea mayor a la tolerada por el inyector. Cuando la presión es insuficiente, la válvula reguladora de presión se cierra para bloquear el retorno del carburante y aumentar, de esta manera, la presión del mismo en el raíl.

En la siguiente imagen se puede observar el funcionamiento y la localización de la válvula IPR en el sistema de inyección.

válvula reguladora de presión 1
  • SCV (suction control valve). Esta válvula regula la cantidad de carburante que fluye desde la bomba de baja presión hacia la bomba de alta presión. La válvula consta de dos circuitos, uno de ellos eléctrico, que permite un ajuste preciso de la presión media, y otro circuito hidráulico-mecánico que, por medio de un resorte, logra compensar de forma rápida las oscilaciones de presión de alta frecuencia. Existen dos variantes de válvulas SCV:
  1. Normalmente abierta. En condiciones normales, este tipo de válvula no aplica corriente al electroimán, es decir, no ejerce ningún tipo de esfuerzo sobre el émbolo fijado al inducido. La alta presión vence la fuerza elástica del resorte de tal manera que abre el paso del combustible; la apertura del resorte es mayor o menor según el caudal suministrado. Este tipo de válvula no necesita un ancho del pulso de corriente elevado cuando, al acelerar, se exige una alta presión al motor.
  2. Normalmente cerrada. En condiciones normales, el electroimán de la válvula genera una fuerza magnética proporcional a la corriente de activación que, sumada a la aportada por el resorte y contrarrestada por la fuerza de la alta presión, establece un equilibrio que mantiene a la válvula abierta, lo cual genera una presión constante y un caudal de suministro compensado.

En la siguiente imagen se puede observar el funcionamiento y la localización de la válvula SCV.

válvula reguladora de presión 2

Consejos de mantenimiento y reparación

Las averías más habituales relacionadas con la válvula reguladora de presión son los defectos eléctricos de la misma o la fuga de combustible por las juntas tóricas.

La activación del testigo ‘gestión de motor’ o ‘lámpara MIL’ alerta de estas situaciones. Estos avisos evidencian una pérdida de potencia en el vehículo y una alteración en el consumo del carburante. Si la pérdida de combustible es muy notoria, el vehículo puede no arrancar.

Ambas circunstancias pueden ser diagnosticadas en el taller de forma visual o mediante la máquina de diagnosis, que realiza la lectura de los valores de la válvula y detecta si se encuentran fuera del rango establecido por el fabricante.

Es recomendable que todos los mantenimientos preventivos y predictivos incluyan la comprobación del estado de la válvula reguladora de presión, ya que, si la máquina de diagnosis evidencia un resultado muy próximo a los límites fijados por el fabricante, es conveniente proceder a su sustitución con el fin de evitar una avería de mayor grado en el sistema de inyección.

También será aconsejable revisar las juntas tóricas, y el cableado y conexionado de la válvula. En caso de que el problema de la válvula proceda de estos elementos, no es necesario sustituirla, se puede proceder a su reparación.

 

loctite henkel

También te puede interesar:

 

Espacio patrocinado por Advertisement
Espacio patrocinado por Advertisement
Espacio patrocinado por Advertisement


No hay comentarios

Escribir comentario