Residuos de motor causados por aceite y por lubricante, ¿qué diferencias hay?

Lo explica la especialista BG Products, cuya solución BG Platinum sirve para limpiar depósitos tanto a base de aceite como de combustible.


Todos los motores térmicos generan depósitos que se producen durante la combustión y por el propio calentamiento del motor. Pero no todos los residuos son iguales, puesto que unos son causados por el aceite y otros, por el carburante. A continuación, compartimos un contenido elaborado por Guaja Trading – BG Products en el que la especialista en productos químicos, aditivos y maquinaria para talleres repasa las diferencias entre los distintos tipos de residuos de motor.

BG Products explica diferencias residuos de motor causados por aceite y lubricante

Para describirlo de forma gráfica, el fabricante anima al lector a pensar en el aceite como si fuera melaza y en el combustible como si fuera té helado con azúcar. Si se pone un poco de melaza en una sartén y se enciende, el calor lo convertirá en un bulto quemado casi imposible de quitar. Si se hace lo mismo con el té helado, el calor hará que la mayor parte del líquido se evapore, dejando depósitos pegajosos de azúcar.

Residuos de motor a base de combustible

Los depósitos a base de combustible (diésel o gasolina) son ligeros, se encuentran en el sistema de combustible y, generalmente, se acumulan rápidamente. Se forman cuando los hidrocarburos de combustible no quemados se depositan en una superficie. Sometidos a temperaturas extremas, estos hidrocarburos se hornean más y más. Con la química adecuada, son relativamente fáciles de limpiar.

Depósitos a base de aceite

Al contrario que los depósitos de combustible, los del aceite son pesados y se encuentran allí por donde viaje el aceite lubricante. Son más difíciles de limpiar porque el líquido es muy viscoso, incluso en forma de gotitas diminutas.

Si hablamos de los depósitos a base de aceite en el sistema de inducción de combustible/aire, estos son difíciles de eliminar porque se forman en muchas capas, poco a poco, y durante un período prolongado. En este sistema, el aceite que se deposita como residuo generalmente está en estado gaseoso (o casi), como una niebla fina.

Cuando un motor está en funcionamiento, la ventilación positiva del cárter (PCV) permite que los gases del cárter vayan hacia arriba y se descarguen en la entrada, que está más fría que el cárter. La temperatura más fría hace que estas gotitas de aceite se enfríen y se acumulen a medida que el motor funciona.

En forma gaseosa, estas pequeñas gotas tienen mucha más superficie expuesta que la que tendrían en forma líquida. Esto significa que tienen mucha superficie donde poder “agarrarse”. A medida que se extienden sobre la superficie metálica (válvula de admisión) una tras otra, la acción de unión forma una matriz que puede ser muy difícil de eliminar.

inyección de combustible en motores PFI y GDI

Limpieza de motores modernos

Lo ideal sería que el motor tuviera una sección donde se quedase el aceite y otra donde se quedase el combustible, evitando el cruce de ambos fluidos. Sin embargo, desde BG Products recuerdan que en los motores modernos esto no es tan simple.

En el pasado, la mayoría de los vehículos montaban motores de inyección indirecta (PFI). Estos motores, aún comunes en nuestro parque de vehículos, rocían combustible en el puerto de admisión y en la parte posterior de las válvulas de admisión (ver foto superior). Esto significa que cada vez que un motor PFI realiza ciclos, el rociado de combustible “baña” los componentes de admisión.

Sin embargo, la mayoría de los vehículos modernos ya llevan motores de inyección directa de gasolina (GDI). En estos motores, los inyectores rocían el combustible directamente en la cámara de combustión. Aunque este proceso resulta excelente para la eficiencia de la combustión y la reducción de las emisiones, los depósitos del combustible se acumulan más rápido. Por si fuera poco, y debido a su propio diseño (que incorpora anillos de pistón de baja tensión), estos sistemas también están cargados de residuos de aceite en estado vaporoso.

Con BG, una solución global

Muchos limpiadores del sistema de combustible no resultan ser del todo efectivos para el tratamiento en motores GDI, puesto que solo ponen el foco de su actuación en los residuos generados por el combustible y no en los del aceite.

Por eso, desde BG Products recomiendan realizar un servicio del sistema de combustible con su BG Platinum, específicamente diseñado para limpiar depósitos tanto a base de combustible como a base de aceite. Además, para quienes aún no hayan experimentado estos problemas y quieran ahorrárselos, la marca distribuida por Guaja Trading propone BG Engine Performance Service, una limpieza premium del motor y del sistema de combustible que consta de tres pasos y que incluye el empleo de las soluciones EPR, Advanced Formula MOA y Platinum 44K, todas ellas de la compañía estadounidense.

 

bg products

También te puede interesar:

 

Espacio patrocinado por


No hay comentarios

Escribir comentario