EFI Automotive Service amplía su gama de sensores con 340 nuevas referencias

Los sensores se deben controlar en cada revisión (o cada 25.000 kilómetros) y sustituir cuando sus datos no se ajusten a los valores especificados.


EFI Automotive Service ha ampliado en julio de 2018 su gama de sensores para automoción. La división para el recambio del fabricante de componentes EFI suma así más de nuevas 340 referencias a su catálogo.

EFI Automotive Service ampliación gama sensores

Las incorporaciones a EFI Automotive Sensor, marca del grupo especializada en sensores y termostatos, son las siguientes.

  • Árbol de levas: 90 nuevas referencias aptas para unas 6.000 aplicaciones de vehículos. En árbol de levas, EFI presenta 130 referencias válidas para todas las marcas de fabricantes.
  • Cigüeñal: 208 nuevas referencias aptas para unas 10.500 aplicaciones. La gama global de EFI en cigüeñales suma 320 referencias para todas las marcas.
  • Temperatura de escape: 43 nuevas referencias para unas 600 aplicaciones de vehículos. En total, los sensores de temperatura de escape EFI suman 75 referencias aptas para Fiat, Opel, Mercedes y VAG.

Sensores EFI

El número de sensores utilizados en los vehículos no deja de crecer, para mejorar la eficiencia y el confort. En cuanto a la gestión del motor, el fabricante de equipos originales EFI Automotive se posiciona como un agente principal del mercado.

La actividad de recambios de EFI Automotive Service disfruta, sin duda alguna, de esta situación privilegiada. La compañía dispone de sensores de cigüeñal, de árboles de levas o de temperatura; también de sensores de presión del tubo de escape, de presión de combustible o de interruptor de presión.

Consejos para su mantenimiento

Examinar el cuerpo exterior, el conector y los cables, cerciorándose de su buen estado. Comprobar también que el sensor no presenta ninguna grieta ni defecto aparente. Esta inspección visual no es suficiente para comprobar el funcionamiento de la pieza, pero permite realizar un primer diagnóstico.

  • Fisura o corte: tensiones provocadas por un esfuerzo mecánico.
  • Deformaciones y abolladuras: recalentamiento del sensor.
  • No hay señal: rotura del cable por fricción o exceso de vibración, cortocircuito, rotura interna del sensor por un esfuerzo mecánico o térmico.

Controlar en cada revisión (o cada 25.000 kilómetros) los valores específicos de los sensores. Sustituir cuando los datos de funcionamiento no se ajustan a los valores especificados.

 

efi automotive service

También te puede interesar:

 

Espacio patrocinado por Advertisement
Espacio patrocinado por Advertisement
Espacio patrocinado por Advertisement


No hay comentarios

Escribir comentario