Intragrup Transmisiones: “Somos mucho más que un proveedor multiproducto al servicio de los distribuidores”

Participada por fabricantes italianos tan reconocidos como General Ricambi o Metelli Group, la empresa española no ha parado de evolucionar en los últimos meses para incrementar su nivel de servicio. De su evolución y objetivos de crecimiento hemos podido hablar con Laura San Cayo y Elia Mazzocco, gerente y administrador de la compañía.


Elia Mazzocco y Laura San Cayo de Intragrup Transmisiones

Intragrup ha sentado las bases para el crecimiento de la compañía en España durante los próximos años. Un desarrollo que pilotará Laura San Cayo, que se incorpora al proyecto con el aval de más de 20 años de experiencia en el sector, pero que no estará sola en este camino…

Elia Mazzocco (E.M.): Efectivamente, la evolución vivida por Intragrup en los últimos tiempos responde a un plan perfectamente estudiado para crecer en el mercado español. Hemos sentado las bases de una sólida estructura que nos va a permitir seguir mejorando el servicio que ya veníamos prestando a nuestros clientes e incrementar nuestro peso en este mercado. En este sentido, la incorporación de Laura San Cayo como gerente de la compañía es un paso más en nuestro plan de expansión. Sin duda, Laura aportará una valiosa experiencia a nuestra organización en España, cuya primera línea se completa con José Antonio Álvarez, nuestro director comercial, y Fernando Lozano, director de posventa y producción.

En cualquier caso, y por si alguien aún no lo tiene claro: ¿qué es y qué ofrece Intragrup?

Laura San Cayo (L.S.C.): Intragrup ha destacado tradicionalmente como una empresa que comercializa en exclusiva productos de fabricantes de recambio italianos de primer nivel. Está en su ADN y en su inicio como empresa allá por 1998. Una compañía participada por dos grandes firmas como General Ricambi y Metelli Group. Lo que quizás no sea tan conocido para el sector es su vertiente de fabricante, que ha arrancado recientemente en las nuevas instalaciones de Alcalá de Henares, en Madrid, donde ahora también se encuentra su sede en España y un gran almacén que nos ha permitido mejorar notablemente el servicio a los distribuidores españoles.

En cuanto a nuestra oferta de producto, distribuimos varias marcas de General Ricambi y Metelli Group, entre otras. En el caso de Metelli Group ofrecemos bombas de agua y kits con bomba KWP; transmisiones, juntas homocinéticas y bombas de agua Cifam; bombas de agua y kits con bomba Bugatti y OMB, así como juntas homocinéticas y transmisiones Metelli. Bajo el sello de General Ricambi ofrecemos transmisiones, juntas homocinéticas, direcciones asistidas, direcciones manuales, bombas de dirección, columnas de dirección, pinzas de freno, servofrenos, y cardanes.

También rodamientos, kits de ruedas, tensores y kits de distribución de la marca Extreme. En cuanto a vehículo industrial, trabajamos tres líneas de producto: bujes de rueda, tensores y bombas de agua.

E.M.: En el primer semestre del año hemos introducido kits de cadena de la marca Mabyparts, mientras que en el segundo semestre hemos incorporado parachoques tanto para turismo como para vehículo comercial ligero, así como rótulas y brazos de suspensión.

gama productos Intragrup general ricambi metelli cifam kwp bugatti

Poco que ver, en cualquier caso, con la imagen de Intragrup de sus inicios…

E.M.: Efectivamente, el potencial de Intragrup quizás ha sido infravalorado. Tradicionalmente, hemos sido vistos como un almacén de servicio y somos mucho más. Lejos queda aquella imagen de los comienzos de Intragrup en El Prat (Barcelona) asociada a un almacén con un pequeño taller. Hoy Intragrup es un proveedor multiproducto con una importante oferta, cada vez mayor, respaldada por fabricantes de renombre: proveedores OEM que hacen gala de niveles de calidad y servicio excelentes.

Como comentábamos antes, este año hemos comenzado con la implementación de una nueva planta de producción de direcciones asistidas y bombas de dirección con General Ricambi en nuestra nueva sede central de Alcalá de Henares, cuya producción, en principio, está destinada a cubrir las necesidades del mercado español pero que, en función de las necesidades puntuales de cada momento, está en condiciones de fabricar para satisfacer la demanda de General Ricambi y sus clientes en cualquier otra parte de Europa. Por ejemplo, cuando General Ricambi tuvo que suspender su actividad en Italia debido a la crisis del COVID-19, la producción continuó desde la sede de Intragrup en Madrid para atender sin interrupciones a los clientes de la marca en Europa del Este. Una actividad apoyada por nuestra sede de Barcelona que, de hecho, durante lo peor de la crisis del coronavirus en España ha sido clave a la hora de mantener el servicio de la compañía.

Hablamos de cambios estructurales que responden a un objetivo, ¿cierto?

E.M.: Lo cierto es que hemos vivido una serie de cambios estructurales orientados a un claro objetivo: crear una importante plataforma de servicio para los clientes españoles. Para ello es y ha sido fundamental nuestro enfoque en los procesos. Nacimos, sí, como un pequeño almacén con taller, pero hoy Intragrup es mucho más. Es una gran empresa con una gerencia, oficina de compras, oficina comercial y logística independientes que se relacionan con la dirección comercial de las empresas italianas proveedoras directamente a través de dos administradores. Una estructura a disposición de los clientes españoles todo el año, que entiende sus necesidades específicas y se las traslada directamente a los fabricantes italianos para proveer en cada momento la mejor solución sin importar las distancias.

El tiempo nos ha ayudado a adaptarnos a las particularidades de la posventa en España y dotarnos de una estructura empresarial eficiente, guiados siempre por la estabilidad financiera de la compañía: un organigrama multifuncional en consonancia con las necesidades del mercado, pensado para prestar el mejor servicio y tener capacidad de adaptación a los cambios que estén por venir.

L.S.C.: Por ser más concretos, y poner números a la evolución vivida por Intragrup, mencionar que hemos pasado de un almacén en Barcelona de 400 m2 a dos centros logísticos: uno en Sant Feliu de Llobregat de 800 m2 y otro, en nuestra sede de Madrid, con 3.500 m2, que incluye oficinas y el propio centro productivo. La gestión logística ha avanzado al mismo tiempo: hemos pasado de la gestión de almacén en Excel a disponer de un sistema específico de control absolutamente automatizado que garantiza la total trazabilidad de cada uno de nuestros productos, desde que se fabrican hasta que llegan
a las manos del cliente.

Cuando un profesional adquiere una pieza sabemos, con solo leer su código de barras, cuándo y dónde se produjo. Es el fruto de constantes y cuantiosas inversiones lo que nos permite gozar del máximo control de nuestro almacén. Podemos saber, al momento, el nivel exacto de nuestro stock. Ahora, el último proyecto en el que estamos inmersos pasa por el desarrollo de nuestra tienda online, de forma que nuestros clientes puedan también acceder en tiempo real a nuestras existencias las 24 horas del día, los siete días de la semana. Es otra de las muestras de nuestro compromiso con la distribución.

E.M.: El objetivo al que aspiramos, más allá de dar acceso inmediato al cliente a la disponibilidad de producto en nuestros almacenes, es a interconectar nuestro sistema B2B con las distintas plataformas de nuestros grupos empresariales distribuidas por otros países. Pensemos en una pieza de muy baja rotación o rara: es posible que un determinado almacén tenga solo una referencia en stock, pero que como cliente puedas acceder a dicha pieza disponible en alguno de los almacenes del grupo, independientemente de que dicho almacén esté ubicado en España, Italia o Alemania, y que puedas recibirla, gracias a nuestro compromiso de entrega, en un plazo de 24-48 horas.

Intragrup almacén central Alcalá de Henares Madrid

Es, indudablemente, una cuestión de servicio…

E.M.: Absolutamente. De calidad, respaldada por fabricantes y marcas de primer nivel como las que ofrecemos, y que poco a poco se irán incrementando, y de servicio, para lo cual no hemos dejado de invertir y mejorar. Es necesario subrayar esta apuesta e inversión que realizamos en servicio, y eso algo que en cualquier relación comercial tiene que ser justamente reconocido y valorado en consecuencia.

Tenemos el firme propósito de ayudar a nuestros clientes de la distribución en sus necesidades, contribuyendo a aliviar el impacto económico de sus stocks y brindando las más altas cotas de servicio. Pero es igualmente necesario que ese aporte de valor añadido sea reconocido en el precio. El refrán nos recuerda, y se suele cumplir a rajatabla, que ‘lo barato sale caro y lo caro sale barato’. De lo contrario, ambos tendremos un problema, porque detrás de un servicio excelente hay todo un engranaje, personal y de recursos de todo tipo, orientado a la excelencia que hay que mantener. Necesitamos que el mercado
reconozca el aporte de valor y servicio que productores de tamaño medio como Intragrup hacemos día a día.

Y a todo ello, la electrificación y automatización de la conducción vienen a sumarse a los desafíos para las empresas de la posventa. ¿Cuánto, en su opinión, tenemos que preocuparnos?

E.M.: Es cierto que hay una corriente favorable al vehículo eléctrico apoyada en argumentos medioambientales, pero tiene bastante de campaña de marketing, en mi opinión. El coche eléctrico es ciertamente antiecónomico desde el punto de vista de la compra. Pensemos, simplemente, en su impacto en la producción y distribución, mucho más costosas, empezando por lo relacionado con la producción de la batería, que las de un vehículo de combustión. Y a ello sumémosle las dificultades derivadas de la recarga. ¿Alguien imagina a todos los conductores de una gran ciudad europea recargando su coche al final de la jornada al mismo tiempo? Lo que sí es más factible a medio plazo es la hibridación, sobre todo aquellos híbridos no enchufables.

El coche híbrido, en este sentido, puede impactar en el negocio de la posventa, pero no de forma dramática: algunos componentes se consumirán menos, pensemos en discos y pastillas de freno por ejemplo, pero sigue teniendo una parte mecánica importante y una parte electrónica y electromecánica que compensará la menor demanda de algunos componentes.

El coche conectado es más preocupante. Si las empresas de la posventa multimarca no somos capaces de contar con una plataforma alternativa a las que desarrollan los constructores, a medio plazo podemos perder una buena parte del mercado. El coche conectado será capaz de mandar los datos generados al fabricante, que a su vez podrá detectar fallos a distancia, concertar una cita en el taller oficial para dicho vehículo y, por qué no, acometer incluso algunas reparaciones necesarias en remoto. Es algo que requiere de una gran inversión, y en este sentido el aftermarket sí que va por detrás. Tenemos que ser capaces de ponernos de acuerdo y ayudar al taller independiente a seguir siendo una alternativa para el cliente.

Ese es el gran reto que plantea el coche conectado: el acceso a los datos. Entre todos hemos de ser capaces de producir una plataforma capaz de ofrecer una alternativa al canal oficial para el mantenimiento de los vehículos de flotas o usuarios particulares. Y eso es también, en definitiva, una cuestión de servicio.

 

Más información próximamente en intragrup.com

intragrup transmisiones

 

Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por


No hay comentarios

Escribir comentario