Verónica Sánchez (BPW Trapaco): “Quienes cuestionan las capacidades de las mujeres se han quedado completamente fuera de la realidad”

A pesar de pertenecer a un sector considerado tradicionalmente como masculino, BPW Trapaco ha demostrado una vez más estar a la cabeza en innovación e integración, seleccionando y promocionando a su personal sin tener en cuenta roles de género y otros obstáculos a los que por desgracia aún se encuentran las mujeres cuando sus carreras profesionales crecen hasta topar con los conocidos como “techos de cristal”. De ello hemos hablado con Verónica Sánchez, responsable de Marketing de su filial en España.


Antes de nada, procedamos con una breve introducción de la compañía.

BPW Trapaco se fundó en el año 1978 y desde entonces nos dedicamos a la comercialización de componentes para el vehículo industrial que cumplan con los más altos estándares de calidad. Por ello, contamos con una amplia presencia en el sector del remolque y semirremolque, dando cobertura y asistencia a los mercados español y portugués.

En la semana del 8-M, celebramos que haya empresas del sector como la vuestra, que apuesten tan decididamente por las capacidades de las mujeres y antepongan sus aptitudes y competencias profesionales a otros criterios propios de otros tiempos. ¿Qué roles destacados ocupan las mujeres en vuestra organización?

En nuestra empresa las mujeres ocupan un papel muy importante porque los puestos de responsabilidad se determinan estrictamente según las capacidades profesionales de cada persona. Esto hace que tengamos mujeres a la cabeza de departamentos fundamentales como el Técnico, Compras, Marketing o Gestión, además de la Dirección General de la empresa y de algunas de nuestras Delegaciones.

Casos como el de Susanna Esser en la dirección general de BPW Trapaco o el de Helene Svahn al frente de Haldex no pueden ser casualidad. ¿Crees que algo está cambiando en la posventa y, en particular, en el sector del camión?

¡Como no! La sociedad sigue avanzando y el sector del vehículo industrial no es una excepción. Las nuevas generaciones vienen fuerte, son gente preparada, educada en la cultura de la información y que tienen en sus manos la posibilidad de cambiar las cosas. Susanna y Helene son un claro ejemplo de lo que viene, los “techos de cristal” tienen los días contados y ser pioneras en este aspecto es algo que nos enorgullece.

A nivel particular, ¿qué balance haces del tiempo que llevas en la empresa? ¿Algún aspecto en el que esta presencia femenina en puestos de responsabilidad te permita establecer diferencias con respecto a la forma de trabajar experimentada en otras empresas?

La verdad es que el vehículo industrial es un sector en el que no había trabajado nunca, pero que resulta apasionante. Con anterioridad he tenido la oportunidad de trabajar con otras mujeres en la dirección de empresas pertenecientes a sectores tan dispares como el farmacéutico, las telecomunicaciones o el diseño y de todas ellas siempre he aprendido importantes lecciones, tanto profesionales como vitales. Ahora se habla mucho de la sororidad, pero la empatía y la colaboración entre mujeres siempre ha estado ahí aunque no se le pusiera nombre. Esa es quizás la diferencia más destacada que he notado con respecto a la dirección masculina, aunque hay que tener en cuenta que esos son valores que van en la persona, no en el género y que en generaciones anteriores no se potenciaban en los hombres. De ahí la importancia de la educación para solventar los viejos y graves problemas éticos a los que aún nos enfrentamos hoy en día como el machismo, el racismo, el fascismo, el especismo, la homofobia, la transfobia y multitud de radicalismos perjudiciales, para los que la mejor solución de futuro es inculcar valores de equidad y respeto en la juventud.

¿Qué aspectos crees que pueden mejorar en una empresa cuando la presencia de la mujer es elevada y en cargos de decisión? ¿Qué parámetros quedan reforzados?

Cada vez más, las empresas se están dando cuenta de las mejoras organizativas que supone incorporar la inteligencia emocional en los procesos diarios para aumentar el rendimiento y la productividad. Esta es una de las características que tradicionalmente se potenciaba más en las mujeres, por lo que las empresas que ya cuentan con ellas en sus puestos de dirección, entre otras cosas, tienen esto ganado. Además, también suelen tener más facilidad para implantar medidas de flexibilidad laboral y conciliación de la vida personal, lo cual permite que la gestión y reparto de tareas entre mujeres y hombres sea más equitativa y eficaz.

La presencia en redes sociales de las mujeres que son conductoras profesionales es elevada y muy aceptada, con grupos de hombres y mujeres que establecen fuertes vínculos y crean auténticas comunidades en la red. ¿Por qué crees que esa realidad de la calle aún no ha encontrado su equivalente entre las empresas del sector?

Las redes sociales tienen el poder de visibilizar corrientes de pensamiento, tendencias y noticias de actualidad, pero no son “mágicas”. Por mucho que nos ayuden a compartir mensajes e ideas, no vale con limitarse a los likes, hay que implicarse y luchar a diario por nuestros objetivos. Los cambios en la sociedad se consiguen trabajando de forma constante y cambiando en nuestro entorno las pequeñas cosas que están a nuestro alcance y que pueden hacer que el mundo sea cada día un poquito mejor. Subir un escalón puede no parecer mucho, pero si todo el mundo pone uno, con la escalera que construyamos podremos alcanzar cualquier meta por muy lejana que parezca.

Desde algunos ámbitos se achaca el auge del movimiento feminista a cuestiones de “agenda”, asegurando que la sociedad impulsa esta equidad e igualdad de oportunidades porque es lo correcto y no por creer en estos valores. ¿Qué les dirías a todos ellos?

Es evidente que quienes cuestionan las capacidades de las mujeres se han quedado completamente fuera de la realidad, por suerte son una especie en vías de extinción. El problema del machismo existe, es innegable y si no formas parte de la solución, formas parte del problema. Así que personalmente creo que es irrelevante si desde algunas instituciones el feminismo se impulsa por conveniencia o por convicción. Lo importante es que se siga trabajando para conseguir la equidad entre hombres y mujeres.

Siguiendo en estos términos, ¿podemos garantizar que la apuesta de BPW Trapaco por la integración de la mujer al sector del vehículo industrial es firme y a largo plazo?

Por supuesto, así lo hemos hecho hasta ahora y así lo seguiremos haciendo. Creemos en el talento de la gente y nos negamos a etiquetarla. A pesar de esto, el porcentaje de mujeres en plantilla sigue siendo minoritario, lo cual indica que todavía nos queda mucho por recorrer. Mientras tanto seguiremos abriendo camino para que cada vez más mujeres se animen a formar parte de este sector.

 

Más información en bpw.es

bpw trapaco

 



No hay comentarios

Escribir comentario