Furgones y camiones ligeros, los vehículos con peor estado de la suspensión

El capítulo de ejes, ruedas, neumáticos y suspensión es el segundo que más defectos presenta en las estaciones de ITV españolas.


Los últimos datos publicados por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo y compartidos por AECA-ITV muestran que furgones y camiones ligeros (menos de 3.500 kilos) son los vehículos que más defectos graves de suspensión presentan en la ITV, concretamente un 85% de ellos. Le siguen los autobuses, donde el 83,6% de los defectos corresponden a este sistema y en tercer lugar están los turismos, en los que la cifra alcanza el 82,3%. Por su parte, los vehículos agrícolas son los que mejor tienen el sistema de suspensión, pues únicamente el 22,8% de sus defectos corresponden a este sistema.

Furgones y camiones ligeros los vehículos con peor estado de la suspensión en la ITV

Ejes, ruedas, neumáticos y suspensión es, de hecho, el segundo capítulo en el que más defectos se detectan en las estaciones de ITV, ocupando el 21% del total de defectos graves detectados en 2021. Por ello, desde AECA-ITV explican que la comprobación del correcto funcionamiento del sistema de suspensión puede ahorrar más de un susto en la carretera. «Un amortiguador o un muelle en mal estado puede provocar que el vehículo tenga una baja adherencia en las curvas, aumentar la distancia de frenado o derivar en la pérdida de la dirección del vehículo», recuerdan.

¿Cómo saber si la suspensión funciona correctamente?

La asociación indica que, en el caso de los amortiguadores, el desgaste es progresivo, por lo que es difícil diferenciar durante la conducción si estos deben ser sustituidos por unos nuevos, salvo tener cierta experiencia en el comportamiento del vehículo con los amortiguadores en mal estado. Sin embargo, existen algunas pautas para su detección.

Uno de los síntomas de este desgaste es que el vehículo tendrá un rebote excesivo. Una de la forma más sencilla de confirmar este problema, en aquellos vehículos en los que es posible realizarlo, como los turismos, motocicletas y algunas furgonetas, es empujar hacia abajo la carrocería del vehículo en cada una de las ruedas y, si los amortiguadores están en buen estado, el vehículo debería recuperar su posición original sin ningún tipo de rebote. En caso contrario, es un claro síntoma de que ya no están haciendo su correcta función y hace falta sustituirlos.

Por otro lado, los baches y las curvas son los acontecimientos en los que el sistema de suspensión recibe un mayor estrés. Si al pasar por ellos se escucha algún tipo de ruido extraño o un efecto de oscilación del vehículo, no se puede dejar pasar ya que es muy probable que la suspensión esté dañada.

 

aeca itv

También te puede interesar:

 

Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por


No hay comentarios

Escribir comentario