La gama de productos R-M también adopta la tecnología UV-A de BASF

Menos emisiones de CO2 y una productividad mucho mayor gracias a unos tiempos de secado hasta un 25% más rápidos.


Si hace apenas unos días os hablábamos de la nueva gama Glasurit UV-A, ahora es la otra marca premium para el repintado de BASF, R-M, la que estrena su nueva generación de masillas e imprimaciones con tecnología UV-A. Se trata de una revolución en el repintado de vehículos que permite a los talleres completar las reparaciones «a la velocidad de la luz» con productos que destacan por la reducción de energía (hasta un 50% menos) y de los tiempos de proceso (rendimiento un 40% más rápido) para un aumento general de la eficiencia del taller.

gama de productos R-M adopta tecnología UV-A de BASF

«Todos ganan con la tecnología UV-A, que ayuda a los talleres a crear grandes reducciones en las emisiones de COV y CO2 en el proceso de secado, lo que hace que sea más seguro y fácil de usar para los talleres, y mucho mejor para el medio ambiente», ha dicho Mirko Arnold, vicepresidente de Tecnología Global de Recubrimientos de Repintado Automotriz en BASF.

Múltiples ventajas: velocidad, ahorro de energía, ecoeficiencia…

La revolucionaria tecnología UV-A de R-M aumenta el rendimiento con tiempos de secado hasta un 25% más rápidos que cualquier otra fuente de secado utilizada en los talleres de carrocería hoy en día. Además, esta tecnología de vanguardia ofrece una mejor dureza, durabilidad, resistencia química y tampoco hay necesidad de mezclar endurecedores en los productos, lo que resulta en un ahorro aún mayor en tiempo y dinero.

UV-A no requiere altas temperaturas para secar un producto, utilizando en promedio un 50% menos de energía en cada trabajo. Esto reduce aún más los tiempos del proceso de reparación, ya que reduce enormemente la fase de enfriamiento y permite a los pintores pasar directamente a la siguiente etapa de la reparación, aumentando el rendimiento hasta en un 40%. También evita que los parachoques de plástico se deformen durante el secado debido a las temperaturas superficiales mucho más bajas.

Paralelamente, la nueva tecnología de BASF significa que los talleres ahora pueden secarte literalmente a la velocidad de la luz. A diferencia del horno y el secado infrarrojo, UV-A es increíblemente rápido y el proceso de secado genera temperaturas superficiales mucho más bajas.

Por último, pero tan o más importante, la tecnología UV-A crea una seguridad de alto nivel para los pintores de automóviles. «Las lámparas de secado UV están equipadas con un filtro para bloquear los rayos UV-B y UV-C, por lo que solo se emiten longitudes de onda UV-A, la más segura de las tres longitudes de onda. Además, si un pintor no está directamente frente a la lámpara, prácticamente no hay exposición a la luz UV-A», explican desde R-M.

 

r-m

También te puede interesar:

 

Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por Advertisement Advertisement
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por


No hay comentarios

Escribir comentario