¿Tienen garantía las reparaciones con piezas de desguace?

RO-DES explica su contexto legal y la seguridad que los conductores pueden obtener al optar por recambios de segunda mano.


A la hora de afrontar la reparación de su vehículo, los automovilistas encuentran actualmente tres opciones en cuanto al recambio: adquirir piezas nuevas (originales o compatibles), elegir un repuesto reconstruido o remanufacturado, o apostar por los recambios de desguace, cuya naturaleza es de “segunda mano”. Ante una elección a menudo complicada, el Grupo RO-DES, con una amplia trayectoria en el sector, ha explicado todo lo que es necesario saber sobre el alcance de la garantía en las reparaciones con piezas de desguace.

Grupo RO-DES explica el alcance de la garantía en las reparaciones con piezas de desguace

Quienes piensan en realizar la compra de piezas en un Centro Autorizado de Tratamiento de Vehículos (CATV) necesitan tener una cierta seguridad del producto adquirido por si sucede cualquier contratiempo. Ante todo, desde RO-DES recuerdan que la garantía se entiende aquí como total, por lo que incluye materiales aportados, mano de obra, impuestos, transporte, etc.

Estos componentes son legalmente considerados recambios de segunda mano y, según el Real Decreto 1/2007 sobre la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, tienen un periodo legal de garantía de un año, dividido de la siguiente forma:

  • Primer periodo: Tiene una duración de seis meses durante los cuales, si se presenta falta de conformidad, será el vendedor el responsable de demostrar la inexistencia de fallos en la pieza en el momento de la venta.
  • Segundo periodo: Sucede durante los seis últimos meses de garantía, en los cuales, si se presenta falta de conformidad, será el comprador el responsable de demostrar que la pieza presentaba algún defecto o fallo cuando la recibió.

No obstante, si hablamos de una pieza de desgaste (donde lo relevante no es la garantía sino su vida útil), de una pieza comprada al desguace con la categoría de “chatarra” y/o hablamos de averías que surgen por el mal uso del conductor y no por el mal funcionamiento de la pieza (como pisar el embrague de manera continua), la garantía podría verse reducida. Por tanto, es importante tener en cuenta los tres casos comentados en este párrafo para saber con qué garantía cuenta exactamente la pieza comprada.

Jonathan Ruíz, responsable del departamento de ventas de RO-DES Recambios, marca que recientemente ha estrenado su propia tienda online www.rodesrecambios.es, ha afirmado que, visto el crecimiento comercial de este tipo de productos en portales de comercio electrónico, “conviene revisar las condiciones de venta de las piezas de desguace, las cuales deben estar siempre publicadas en la plataforma de venta online. Por otra parte, si se realiza la compra de recambios directamente en las Instalaciones del CATV, hay que procurar que la garantía figure por escrito en el albarán o factura de venta entregado por la propia empresa”.

Reparación con piezas de desguace y garantía

Hacer la reparación del vehículo con un recambio de desguace supone desde un 25% hasta un 80% de ahorro con respecto a realizarla con piezas nuevas, siendo una de sus grandes ventajas. En aquellos casos en los que el propietario del vehículo opta por llevarlo al taller y elige que la reparación se haga con piezas de desguace, es importante tener en cuenta lo siguiente:

  • Deberá justificarse por escrito que los repuestos facilitados al taller para realizar la reparación son de segunda mano, siempre que sea el cliente quién los aporte directamente.
  • En caso de reparaciones por siniestro, el precio de los recambios lo cubrirá siempre la compañía aseguradora, independientemente del tipo y el importe al que ascienda la reparación.
  • El cliente deberá autorizar la utilización de los recambios usados para evitarle problemas al establecimiento. Posteriormente, será el mismo taller el que compruebe el estado de la pieza y proceda con su trabajo.

¿Cuál será la garantía?

La garantía de cualquier reparación realizada en un taller mecánico autorizado sea cual fuere el tipo de pieza instalada (nueva o usada) es de tres meses o 2.000 kilómetros, lo que antes suceda. El taller, a su vez y si el interesado lo requiere, deberá entregar las piezas, elementos o conjuntos sustituidos una vez finalizada la reparación, salvo que el cliente le exima de ello. También tendrá que poner a disposición de los usuarios documentación con la cual se acredite el origen y el precio de los repuestos utilizados en las reparaciones.

 

ro-des

También te puede interesar:

 

Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por


No hay comentarios

Escribir comentario