Ghibaudi España, nuevo distribuidor KW del fabricante italiano FACET

MotorOK pudo conocer la fábrica que la histórica compañía posee en Collegno (Turín) y contemplar de primera mano los excelentes resultados surgidos del choque que FACET propone entre la tecnología más punta y la concepción de trabajo más artesanal.


Hace unas semanas os explicamos la grata experiencia que supuso poder visitar las instalaciones que Ghibaudi Mario posee en las afueras de Turín (Italia) y ser testigos directos del trabajo puramente artesanal que realiza el fabricante italiano de componentes para automoción.

Ghibaudi distribuidor FACET

Nuestra estancia por tierras italianas, cortesía de la propia Ghibaudi y de su hombre para el mercado español, Joan Vilarnau, nos permitió realizar una segunda visita igualmente sorprendente: la planta de FACET, especialista fabricante de recambios con más de 70 años de tradición y buen hacer a sus espaldas.

Una visita que sirvió para confirmar el acuerdo adquirido entre ambas compañías para la distribución en España de los productos KW, marca registrada de FACET, a través de Ghibaudi España. Tras poder observar cómo se hacen las cosas en su fábrica de Collegno, a las afueras de Turín, una cosa nos quedó clara: la llegada de KW y su amplia cartera de productos eléctricos y electrónicos de alta calidad a nuestro mercado es una grandísima noticia. Una llegada que, recordemos, se suma al acuerdo recientemente alcanzado entre Ghibaudi España y ETP Europe para la distribución de los productos de Turbo de su marca GETSTART.

100% made in Italy

Es necesario comprender que el orgullo con que nos transmitieron lo que hacen y cómo lo hacen -un eco que posiblemente deje su rastro en estas líneas- no es ningún ejercicio de ombliguismo. En absoluto. Mucho nos insistieron en el “100% made in Italy” que caracteriza sus productos, pero cuando la charla previa dio paso a la visita, vimos que no se trata de un mantra barato sino de una realidad palpable en cada rincón de sus instalaciones, en el trabajo realizado por todo su equipo de ingenieros y en cada uno de los procesos que convierten la materia prima que reciben en un recambio plenamente funcional y con las mejores características. Desde MotorOK esperamos que este escrito y la galería fotográfica adjunta logren dar fe de esa magnífica labor.

Pero, ¿qué hace FACET? Cuatro son las familias de productos que forman su gama: Sensores, Encendido, Gestión Térmica e Interruptores. En total, unas 4.500 referencias lanzadas al mercado a través de sus tres marcas FACET, KW y EPS, por las cuales la empresa siempre va a responder, proporcionando a los clientes no solo la garantía de una buena comunicación sino la tranquilidad de saber que la respuesta vendrá de parte de quien ha diseñado, moldeado, fabricado y testado el producto.

Loredana Armenio, Key Account de la compañía y su responsable para el mercado español, nos explicó que FACET realiza lo que en términos industriales se denomina reverse engineering, que no es otra cosa que trabajar los diseños propios (gracias a los cuales nacerán sus piezas) partiendo de los componentes originales montados en el vehículo. Así, las piezas originales se compran, se estudian y se trabaja sobre ellas para evolucionarlas y dotarlas de un valor propio.

32 millones de euros

Si hablamos de cifras, la responsable de la compañía nos ubicó en un 2016 en el que la compañía logró unas ventas de 32 millones de euros. De esa cifra, aproximadamente el 20% se invierte en I+D+i, lo cual les permite presentar unos 150 nuevos artículos cada año y explica su capacidad para seguir creciendo, evolucionando y presentando nuevas propuestas en un mercado tan competitivo.

Aunque su mercado es eminentemente europeo, con una representatividad cercana al 89%, la compañía exporta el 11% restante fuera del “viejo continente”, llegando sus productos a más de 110 países y con un porcentaje de entregas puntuales superior al 98%. El buen servicio de FACET parece ser, por lo tanto, casi tan exacto como sus piezas.

Recorrido por la fábrica de Collegno

Las instalaciones de FACET en Turín cuentan con 250 trabajadores entre personal propio y empresas subcontratadas, una mecánica de trabajo muy extendida en la región italiana del Piamonte que encuentra sus orígenes en la fábrica Fiat, auténtico referente nacional de la industria de automoción. Erich Muesch y Loredana Armenio, Sales Manager y Key Account Manager respectivamente en FACET, se encargaron de guiarnos durante la visita y nos explicaron los pormenores de todo lo que pasaba ante nuestros ojos.

La fábrica se divide en cuatro zonas principales: la dedicada a los controles de calidad, el almacén, la Sala blanca y la planta donde propiamente se realiza el proceso productivo de todas las piezas.

FACET recibe grandes cantidades de materia prima  que necesita ser trabajada para convertirla en producto elaborado, componentes o partes de una pieza que ya puedan entrar a planta para la producción de un determinado recambio. Aquí, los distintos procesos (de calidad y de otras tipologías) son sumamente importantes para garantizar la idoneidad de la materia sobre la que se trabaja En los dos almacenes mecanizados, Facet dispone del stock de producto final, para satisfacer adecuadamente las demandas del mercado.

Seguidamente, pudimos conocer sus dos almacenes industriales, bien distinguidos de un tercer almacén logístico que hace pocos anos decidieron externalizar, estando ubicado ahora en una enorme nave industrial situada en Orbassano, a 3-4 kilómetros de la fábrica y que también pudimos conocer durante la tarde de ese mismo día. Todo lo fabricado en planta se envía a los almacenes industriales, de más de 12.000 m2 y con capacidad para 17.000 compartimentos.

 

Vocación de profesionalidad

Esta vocación de servicio y de profesionalidad se ve corroborada gracias a un dato ciertamente llamativo: un valor de stock fijo medio. Como nos explicaron sus responsables, se trata de un esfuerzo financiero considerable pero indispensable para garantizar un eficiente. Es por eso que, aunque reciban pedidos muy diversos, siendo habituales demandas de 500 o 1000 referencias distintas sobre una oferta de unas 4.500 referencias, FACET roza el 100% de servicio completo en todos esos pedidos. Sus elevados índices de stock son la razón principal de ese éxito.

Tras una rápida visita a su laboratorio o cámara blanca, donde la electrónica más avanzada y la mecánica de precisión logran dar vida y carácter propio a los distintos microchips que terminarán ejerciendo de cerebros de los recambios, todo el grupo desplazado a Italia pudimos visitar la zona de producción y movernos entre los largos pasillos en donde mujeres, hombres, máquinas y distintos sistemas mecanizados trabajan codo con codo o de forma totalmente independiente para cumplir con su cometido.

Erich Muesch nos explicó que FACET no solo diseña y produce todo lo que vende, sino que también es responsable del software y la tecnología empleados en la parte productiva. El motivo es sencillo: tener el control absoluto sobre sus herramientas de trabajo, lograr una buena armonía entre los distintos procesos productivos y mejorar la eficiencia de dichos procesos haciendo, por ejemplo, que las máquinas puedan aprender rutas y patrones preestablecidos.

One-piece-flow, su filosofía de trabajo

Además, su filosofía de trabajo es la del one-piece-flow, o flujo de una pieza. Esto significa que se trabaja sobre cantidades de piezas muy limitadas en lugar de hacerlo sobre grandes lotes. Las dificultades de un trabajo así no son pocas, pero también son muchos sus beneficios: detección fácil de cualquier error, mayor calidad de las piezas, más flexibilidad de cara al cliente y sus necesidades (pedidos de última hora, tiempos de entrega…) y una mayor productividad, entre otras.

Podemos destacar también en FACET la existencia de pequeñas islas de montaje, que garantizan una fabricación muy flexible. Y es que la compañía, ya de por sí, no produce series demasiado grandes de varios de los productos de su gama, pero si el cliente demanda una serie aún más limitada de lo habitual y necesita unas referencias muy determinadas, dicho proceso de fabricación permitirá atender con plenas garantías y dentro del tiempo habitual esos pedidos.

Tras un extenso recorrido por esta zona y poder ser testigos del proceso de fabricación de algunas de sus piezas, como termostatos y bobinas, nos despedimos de la fábrica de FACET y nos dirigimos al centro logístico de Orbassano para una rápida visita a este no menos importante proceso de la cadena: el de la gestión y envío de los pedidos.

Más de 6.000 m2 de instalaciones

La nave consta de 6.500m2 y está dotada de la última tecnología en picking e intralogística, dando un aspecto de total pulcritud y orden donde en otros sitios que hemos podido visitar la apariencia era más bien la contraria: desorden y un cierto caos. Como ya hemos contado anteriormente, este almacén recibe a diario la producción salida de fábrica y es entonces cuando se procede a la gestión, embalaje y envío de los pedidos, eminentemente a países europeos, pero con una significativa cuota del 11% de exportación a países de todo el mundo.

Una potente merienda, también “100% made in Italy”, puso el punto y final a nuestra visita a FACET y nos recargó las pilas para una obligada visita turística a la bella ciudad de Turín, emblema de la unificación de Italia y verdadera cuna del chocolate en Europa.

Conclusión

Las sensaciones sobre lo visto en los dos días de estancia en Italia, tanto en Ghibaudi Mario como en FACET, son tremendamente buenas y no dejan lugar a la duda: existen distintos procesos de fabricación, las calidades sí existen y no, todo no es lo mismo.

Al final, cada uno toma las decisiones que mejor considera para la viabilidad de su negocio y la satisfacción de sus clientes (recuerden aquello de “un cliente contento es un cliente que repite”), pero conviene ser conscientes de las distintas propuestas que ofrece el mercado, de sus ventajas y de sus inconvenientes y de lo que uno puede llegar a ganar, e incluso perder, en función de los criterios que motiven sus acciones.

Ghibaudi España ya distribuye las soluciones para Turbo de ETP Europe a través de su marca GETSTART, así como toda la gama de producto del fabricante italiano FACET a través de su marca KW. Para obtener toda la información sobre las nuevas propuestas que el distribuidor ubicado en Gerona aporta al mercado español basta con ponerse en contacto con su red comercial, o bien llamar al 97 252 83 05.

 

 

Espacio patrocinado por Advertisement
Espacio patrocinado por Advertisement
Espacio patrocinado por Advertisement


No hay comentarios

Escribir comentario