La industria auxiliar de automoción facturó un 15,7% menos en 2020

El alto grado de internacionalización de los proveedores de automoción ha sido clave para amortiguar el impacto de la pandemia.


Según datos presentados el 7 de junio por la Asociación Española de Proveedores de Automoción (Sernauto), la industria española de componentes para automoción experimentó en 2020 un retroceso en todas sus magnitudes, fruto de la crisis provocada por la pandemia del coronavirus a nivel mundial. En concreto, los proveedores de automoción facturaron 30.200 millones de euros, un 15,7% menos que en 2019. Aunque la reducción ha sido menor a la prevista e inferior a la caída de producción de vehículos, supone un retroceso a cifras previas a 2015. Según las primeras estimaciones de su Junta Directiva, la facturación se incrementará en torno a un 10% en 2021 pero no se recuperarán los niveles previos a la pandemia hasta 2022. En lo que respecta al empleo, se estima que los proveedores mantendrán este año las cifras de empleo de 2020.

A pesar de la compleja situación vivida el año pasado, los proveedores continuaron destinando una alta inversión a I+D+i con el fin de afrontar con garantías la transformación industrial y seguir a la vanguardia tecnológica. En 2020, invirtieron en I+D+i el 3,6% de su facturación, un total de 1.075 millones de euros. Ello supone el triple que la media industrial.

En 2020, el sector dio empleo a un total de 344.500 personas, directa e indirectamente. El empleo directo generado por el sector alcanzó las 212.500 personas, un 5,7% menos que en 2019. Este empleo se caracteriza por ser estable, de calidad y repartido por toda la geografía; de hecho, representa más de 10% del empleo industrial en varias Comunidades Autónomas.

El esfuerzo de esta industria por seguir siendo competitiva y adaptarse a las necesidades de sus clientes se observa en que en 2020 invirtieron 1.340 millones de euros en incrementar y mejorar sus capacidades productivas, lo que implica un 29,6% menos respecto al 2019.

En 2020, el sector exportó en torno a 17.900 millones de euros, un 13,8% menos que en 2019, como consecuencia del profundo desplome del comercio mundial de productos de automoción ocasionado por el COVID-19. Las exportaciones representan casi el 60% de la facturación del sector. Este fuerte carácter exportador ha evitado que la caída de facturación haya sido mayor.

De la facturación en el mercado nacional (12.300 millones de euros), 7.740 millones de euros corresponden al suministro de equipos y componentes a los fabricantes de vehículos (-21,0%) y 4.560 millones de euros proceden del mercado de recambios (-13,5%).

La presidenta de Sernauto, María Helena Antolin, ha afirmado: «Estos datos reflejan el fuerte impacto que la pandemia ha tenido en nuestra industria. Hemos tenido que hacer grandes esfuerzos, como otras muchas empresas, para adaptarnos a la situación e intentar mantener la producción y la mayoría de los empleos. Esto, unido a la transformación industrial y tecnológica que estamos afrontando, hace que nuestro sector esté viviendo un momento complejo y que sea necesario, más que nunca, el apoyo de la Administración para que nuestro país siga siendo referente en automoción. Nuestros competidores países vecinos están apoyando de manera importante la I+D+i de sus empresas y ello puede debilitar la competitividad futura del sector ante los retos a los que se enfrenta. Tenemos que ganar la carrera europea».

 

sernauto

También te puede interesar:

 

Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por Advertisement
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por


No hay comentarios

Escribir comentario