“¿Me puedes pasar con el mecánico?” “Sí, ¡soy yo!”

¿Cuántas mujeres te has encontrado en un taller cuando has ido a dejar tu coche para una reparación? En un sector que estamos acostumbrados a ver tradicionalmente como masculino, existen mujeres mecánicas que dedican toda su pasión y profesionalidad en el taller. En MotorOK, hemos entrado a algunos de estos talleres para saber su opinión de primera mano y poner en valor su trabajo.


Ada Claramunt, mecánica: “Muchas veces se necesita más maña que fuerza”

Mecánica por herencia, Ada Claramunt forma parte de una familia con una importante trayectoria profesional en el sector de la mecánica. Es la nieta de Marcel Claramunt, el fundador del primer taller de Igualada (Barcelona). Fue el hijo del fundador y el padre de los actuales responsables el que inició la actividad de alquiler de vehículos sin conductor, el primero en España.

Actualmente, Ada es la responsable del taller, una de la pocas mecánicas de la zona, mientras que su hermano Marcel gestiona el alquiler de coches y furgonetas y la compra-venta de vehículos y motocicletas.

¿Te has encontrado muchos obstáculos en tu profesión por ser mujer?

Sí, hay algunos clientes reacios o me he encontrado en algún caso en el que ponen en duda tu profesionalidad. Eso indigna mucho, pero cogí aire y lo dejé en manos de mi hermano. Soy una persona a la que le cuesta ponerse de mal humor, pero situaciones así pueden hacer perder los nervios, es un desprestigio como profesional. Por suerte, cada vez pasa menos.

Cuesta encontrar una mujer en este sector, ¿cierto?

Cuesta, pero las hay. Curiosamente mi padre me contaba que ya en el año 1945, el 90% de los soldadores que se encontraba eran mujeres, ¡en los años 40! Lo que tal vez nos falta es visibilidad y normalización, entender que aquí el género no importa, sólo el profesionalidad y dedicación.

DSC00440

¿Crees que es complicado para una mujer entrar a formar parte del equipo de un taller?

Sí, tienes que hacerte valer el doble pero si tienes claro que es lo que te gusta debes seguir adelante y darlo todo. Tienes que ser constante y estar siempre aprendiendo. Si caes, te vuelves a levantar para conseguir tus objetivos.

Cada vez es más fácil para la mujer entrar en un taller y es gracias al hecho de habernos hecho valer. Al final, lo que quiere el cliente es que el mecánico le aporte la mejor solución. Si ve que le aportas soluciones, no tendrá en cuenta para nada si eres hombre o eres mujer.

¿Hay gente que aún piensa que la mecánica es para hombres?

Seguro que sí, pero yo les diría que en mecánica se trata muchas veces más de maña que de fuerza. Sin ir más lejos, muchos talleres vecinos, a veces, me llaman para que les ayude: “Ada, te necesitamos a ti que tienes las manos más pequeñas…”

DSC00448

 

Fina Romero, gerente de TTA: “Como empresaria, voy siempre buscando mujeres”

Aunque siempre ha sido una apasionada de la automoción, Fina Romero es traductora de formación. Por lo tanto, nada hacía pensar que acabaría en el mundo del taller hasta que un día el fundador de Técnicas en Transmisiones Automáticas (TTA S.L) y su marido le propuso formar parte del equipo. Empezó con la traducción de todo el material en alemán, una experiencia que le dio los primeros conocimientos del sector. A partir de allí, le picó el interés por el sector de la mecánica y continuó formándose como profesional. Ahora, además de responsable de TTA, es nada más y nada menos que miembro de la junta del Gremi de Tallers de Barcelona.

¿Es complicado ser una mujer en este sector?

Actualmente ya no es tan complicado, pero cuando yo empecé (más de 20 años atrás) no era fácil, sobretodo liderando una empresa. Cuando contactaban contigo, siempre querían que les desviaras con el mecánico o con otro hombre.

Una vez aceptaban que les ayudaras en la cuestión técnica, tenías que demostrar mucho para ganarse su confianza. Hasta que no veían que mis soluciones eran lógicas y que tenía respuesta a sus preguntas, no confiaban. Siempre tienes que demostrar mucho más que un hombre, pero ahora los tiempos han cambiado: la sociedad y el sector de la mecánica.

¿Te sientes realizada como profesional dentro del mundo del taller?

Por supuesto, me siento útil y valorada por mi equipo, mis clientes y mis colaboradores. Es una sensación muy reconfortante.

DSC00454

¿Crees que la mujer aporta un factor diferenciado al taller?

Sí, yo de hecho, como empresaria, siempre busco mujeres para incorporar en nuestra plantilla. Creo que en alguna de las áreas de la reconstrucción de la transmisión automática, la habilidad de las mujeres es muy importante y útil. De hecho, en la fabrica alemana, toda la sección de mecatrónica está compuesta por mujeres.

Tú que tienes contacto en Alemania, ¿ves alguna diferencia con el sector español en este sentido?

Sí, lo que es extraño ver es una mujer mecánica, pero mujeres trabajando en la industria de la automoción hay bastantes. Por ejemplo, se ven muchas ingenieras mecánicas.

¿Qué les dirías a aquellas personas que puedan pensar que la mecánica es un sector puramente masculino?

Que es tan solo un tópico. Antes tampoco había prácticamente mujeres políticas o pilotos y ahora ya estamos acostumbrados a cada vez ver más.

DSC00455

 

Carmen Gutiérrez, propietaria y mecánica: “De pequeña, pasaba mis vacaciones en el taller”

Como en el caso de Ada, lo de Carmen viene por trayectoria familiar, desde pequeñita acostumbrada a pasar las vacaciones en el taller. Sus padres querían que estudiase, pero ella tenía claro que quería quedarse en el taller.

Talleres Falcón se dedica principalmente a los vehículos clásicos y está ubicado desde 2006 en Badalona (Barcelona).

¿Es complicado ser mujer en este sector?

Cuesta el doble hacerte valorar. En mi caso, lo tengo más fácil ya que la clientela es fija y ya te conocen. Lo que sí me ha pasado es por teléfono, que me han dicho: “Pásame con el mecánico”, pero no le doy importancia, evito problemas.

DSC00459

¿Y al salir del taller, dentro del sector?

Sí, cuando me saqué el título era la única mujer dentro de la formación. De hecho, muchos cuando les hablan de nuestro taller responden: “¡ah sí, el taller de la mecánica!”.

 Ya lo dicen: es mejor maña que fuerza.

Claro, y sobre todo hoy en día con la maquinaria que tenemos.

¿Qué consejos darías a las chicas jóvenes que quieran dedicarse a la mecánica?

Luchar y luchar. Si es lo que les gusta, que estudien y que se hagan valorar. Espero que con el paso del tiempo cada vez será más fácil para la mujer entrar en nuestro sector.

 

También te puede interesar:

Espacio patrocinado por Advertisement
Espacio patrocinado por Advertisement
Espacio patrocinado por Advertisement


No hay comentarios

Escribir comentario