Los principales motores del parque, a examen por parte de los talleres

Reconstruidos MOBER organiza una macroencuesta a talleres españoles y ellos han respondido. ¿Qué motores son más fiables? ¿Y cuáles son más difíciles de manipular? ¿Qué motores recomendarían y cuáles no? Hemos preguntado a los profesionales de la reparación y este es su veredicto.


Recientemente, MOBER acudió a los talleres para hacerles partícipes de una encuesta a nivel nacional sobre motores de vehículos. La distribuidora de productos reconstruidos para el taller con sede en Requena (Valencia) quiso palpar la opinión de los profesionales de la reparación y dejar que fuesen ellos quienes valorasen aquellos tres motores que según su criterio son dignos de mención.

Reconstruidos MOBER encuesta sobre talleres y motores

La fiabilidad es de dominio alemán… pero el mercado está competido

En la encuesta, los talleres calificaron los motores escogidos del 0 al 10 según dos parámetros diferentes: su fiabilidad (durabilidad y resistencia) y su construcción (dificultad para el taller a la hora de manipularlos). Se trata de una escala ascendente por lo que una mayor nota implica una mayor fiabilidad y/o dificultad de manipulación.

En cuanto al primer parámetro, la encuesta promovida por MOBER refleja que la fiabilidad alemana sigue estando fuera de toda duda, pues los motores con sello germano son la elección predilecta de un buen número de profesionales del taller, además de copar un buen número de notas máximas. Hablamos, por ejemplo, del Audi 2.0 TDI DOHC 16V (con inyector bomba), el Mercedes-Benz 2.2 CDI DOHC 16V (con motor 611 por cadena) o el Volkswagen 2.0 TFSI DOHC 16V.

Si se analiza la nota máxima que se otorga a los motores en cuestión de fiabilidad, vemos que el abanico es más amplio e incluye tanto a motores japoneses como franceses. Es el caso, por ejemplo, del Toyota 2.2 D-4D DOHC 16V (2AD) y del Citroën 2.0 HDI OHC 8V (DW10). También del Honda 2.2 CRDI DOHC 16V y del Peugeot 1.4 HDI OHC 8V, así como del Opel 1.7 CDTI OHC 16V cuyo motor lo firma la japonesa Isuzu. Todos ellos, además de llevarse un 10 en fiabilidad, comparten el hecho de ser motores diésel.

Como curiosidades, destacar que la única nota máxima no vinculada a motores alemanes, japoneses o franceses la otorgan desde el taller Juan García Climent (Alicante) y corresponde al Hyundai 2.5 CRDI DOHC 16V (103KW). También que, en una lista donde la tendencia de los talleres ha sido calificar aquellos motores con una fiabilidad buena o muy buena, desde Pinerauto (Cáceres) han querido resaltar la escasa fiabilidad del Renault 1.5 DCI OHC 8V (K9K), motor al que valoran con un 3 en este apartado.

La dificultad en la manipulación de motores no entiende de marcas

Esa es la principal conclusión que permite extraer el estudio de MOBER, puesto que ningún fabricante destaca por acumular motores que sean ni fáciles ni difíciles de tocar.

Algunos de los motores que entrañan una mayor dificultad son: el Honda 1.6 I DOHC 16V; el Chrysler 2.8 CRD DOHC 16V (con motor VM Motori Common Rail); el Citroën 1.5 DOHC 8V; o el Audi 1.9 TDI OHC 8V (110 CV).

Por el contrario, los señalados como más sencillos de manipular son: el Audi 2.0 TDI DOHC 16V (Common Rail); el Alfa Romeo 2.0 JTD DOHC 16V; el Suzuki 2.0 HDI OHC 8V (con motor PSA DW10); o el Ford 2.2 TDCI DOHC 16V (montado en modelos Puma y Ranger).

Recomendaciones… ¡y prohibiciones!

La encuesta también animaba a los talleres a “mojarse” con sus amigos y familiares, puesto que debían indicar aquél motor que sin duda les recomendarían en la compra de un vehículo y viceversa, aquella opción que jamás les aconsejarían.

La lista de motores recomendados vuelve a tener un claro acento alemán, siendo el motor 1.9 TDI OHC 8V de Audi uno de los grandes triunfadores en sus versiones de 90 y 110 cv. El motivo esgrimido es su escaso paso por el taller debido a un menor número de averías, si bien desde Talleres Linares (Jaén) destacan también su equilibrio entre potencia y consumo de la versión de 90 cv. A la marca de los aros la acompañan Mercedes-Benz (2.2 CDI) y Volkswagen (1.9 TDI y 2.0 TFSI). La española SEAT, con ADN alemán en cuanto que marca del Grupo VAG, también aparece entre las predilectas con su motor 1.9 TDI OHC 8V.

Fuera de lo alemán, las motorizaciones de 1,6 a 2 litros de fabricantes japoneses y franceses también aparecen como lo más recomendable por los talleres españoles. Es el caso de motores como: los 1.8 y 2.0 I DOHC 16V (gasolina) de Toyota; el 2.0 HDI DOHC 16V (DW10TED4) de Citroën; el 1.6 I DOHC 16V (gasolina) de Honda; o el 1.6 HDI DOHC 16V (diésel) del Grupo PSA.

Por su parte, el listado de motores que menos confianza generan a nuestros talleres reúne una variada representación de marcas ya citadas (el 1.5 DCI de Renault, el 1.2 12V y 3 cilindros de Volkswagen, el 2.0 TDI de Audi…) e introduce algunas apenas nombradas hasta la fecha, como es el caso de Fiat (motores 1.3 y 1.9 JTD 16V) y BMW (motor 2.0 D DOHC 16V – Common Rail N47D20A/N47D20C), a los que se les achaca un exceso de averías, o el 1.6 I DOHC 16V de Kia, al que se la achaca una corta durabilidad. Otra italiana, Alfa Romeo, también ve penalizado su 1.6 JTD 16V (diésel) por demasiadas averías.

Como curiosidad, señalar que algunos motores pueden destacar tanto en positivo como en negativo, por lo que han podido ser la elección de distintos talleres encuestados en ambos criterios (motores que recomendarías y que no recomendarías). Es el caso del motor Honda 2.2 CRDI DOHC 16V (diésel), recomendado por el taller JFSport (Barcelona) por su escasa probabilidad de avería, pero desaconsejado por Talleres Hermanos Parada (Albacete) debido a su poca potencia y/o consumo muy alto.

Las llaves del taller, también a juicio

Por último, MOBER lanzó un par de divertidas cuestiones vinculadas a las llaves del taller, unos útiles directamente relacionados con el premio que uno de los participantes de la encuesta se llevó: un maletín de herramientas profesionales valorado en 284€ de la firma BOXO, de la cual la empresa valenciana es distribuidor en el mercado nacional. A todos ellos se les preguntó qué llave es la más apreciada por los mecánicos (aquella que no pueden perder de vista) y cuál de todas ellas es la que más a menudo se termina perdiendo en su taller.

Las triunfadoras de la encuesta son las llaves de estrella acodadas de 12-13 mm, aunque las llaves fijas en tamaños 10-11 y 12-13 mm también son mencionadas como llaves más preciadas. La llave dinamométrica 1/2″ y el destornillador plano completan el podio de un ranking en el que también se menciona la llave mixta de 10 mm o la elección predilecta de Agrícola Saavedra (Huelva): el martillo de bola.

En cuanto a las llaves que más se pierden en los negocios de las encuestados, el listado extraído de la encuesta cita prácticamente la misma clase de llaves (acodadas, mixtas y fijas en distintos tamaños) pero introduce nuevas herramientas no contempladas en la lista anterior. Son el caso de los vasos hexagonales y el destornillador Torx en tamaño 25.

 

mober reconstruidos

También te puede interesar:

 

Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por


No hay comentarios

Escribir comentario