Motorservice lanza una nueva gama de sensores de presión diferencial

Estos sensores Pierburg se pueden pedir por separado, haciendo innecesaria la sustitución de todo el módulo en caso de sufrir una avería.


MS Motorservice ha ampliado su surtido de productos con nuevos sensores de presión diferencial de la marca Pierburg. Junto con las sondas lambda y los sensores de temperatura, se trata del tercer subgrupo de productos que el especialista en repuestos distribuye dentro de los sensores de gases de escape. La gama consta en su lanzamiento de 19 artículos que permiten cubrir un parque internacional de casi 90 millones de vehículos. No obstante, y como es habitual en la compañía, la propuesta se irá ampliando continuamente con nuevas referencias.

Motorservice nueva gama de sensores de presión diferencial Pierburg

Mientras que algunos sensores de presión diferencial de los fabricantes de vehículos solo están disponibles como módulo completo con otros componentes, como mangueras o soportes, los sensores de Motorservice se pueden pedir por separado como componentes individuales. Esto tiene la ventaja de que no hay que sustituir todo el módulo en caso de avería, lo que es más respetuoso con el medio ambiente y ahorra costes.

Función de los sensores de presión

La aplicación más frecuente de los sensores de presión diferencial es determinar el estado de carga del filtro de partículas diésel (FAP). Con su ayuda también puede determinarse, por ejemplo, si un filtro de aire o un radiador EGR está atascado u obturado. Normalmente, el sensor mide para ello la diferencia de presión delante y detrás del componente y, con ello, la pérdida de presión que este causa. Con menos frecuencia, también se mide la diferencia de presión respecto de la presión ambiental. Debido a las normativas de gases de escape más estrictas, los sensores de presión diferencial también se montan cada vez más en los filtros de partículas OPF de los vehículos de gasolina.

El sensor consta de dos cámaras separadas entre sí por un elemento piezoeléctrico. Este reacciona sensiblemente a la presión y convierte la diferencia de presión en valores medibles eléctricamente. Si el sensor está defectuoso, no puede determinarse, por ejemplo, el estado de carga del FAP. Esto puede dar lugar a que este no se regenere y se dañe irreversiblemente. En el peor de los casos, además de pérdidas de potencia y la costosa sustitución del filtro, también pueden producirse averías en otros componentes del sistema de escape.

 

motorservice

También te puede interesar:

 

Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por


No hay comentarios

Escribir comentario