NGK explica las funciones menos conocidas de los calentadores del coche

Gases de escape, válvula EGR, filtro antipartículas… son varios los elementos que se ven afectados por el buen estado de los calentadores.


Los profesionales del taller saben que los motores diésel montan calentadores para un buen arranque en frío, pero su papel va más allá. Y es que, incluso en inviernos suaves, los calentadores tienen un papel más crucial para el sistema de escape y emisiones que como ayuda al arrancar.

NGK, marca de prestigio para esta familia de producto, comparte cuatro puntos que explican la importancia global de los calentadores del coche, más allá de su papel en el arranque en frío.

NGK calentadores del automóvil

Más eficiencia, menos emisiones

Cuando las temperaturas exteriores son bajas, los calentadores permiten que se produzca el encendido usando el voltaje de la batería para calentarse hasta temperaturas muy altas y, a su vez, calentando el aire de la cámara de combustión. Gracias a los continuos desarrollos en la tecnología de los calentadores, este precalentamiento puede ocurrir de forma extremadamente rápida.

El calentador cerámico de alta temperatura de última generación de NGK Spark Plug alcanza los 1.000°C en menos  de dos segundos. Esto hace que el motor arranque de inmediato y funcione con más facilidad, ayudando además a minimizar las emisiones de contaminantes y el hollín. Su gama NHTC resulta ideal para las necesidades de calentamiento intermedio de la válvula EGR, el DPF y la cámara de combustión, pudiendo calentar durante más de diez minutos a una temperatura de hasta 1.350°C.

Los calentadores de hoy incluso contribuyen a una emisión de gases de escape más limpia una vez que el motor comienza a funcionar. Al generar un “postcalentamiento” durante varios minutos después del arranque, ayudan a garantizar que el combustible diésel se queme completamente durante la fase de calentamiento.

Limpia la válvula EGR

Los calentadores también benefician a la salud de la válvula de EGR al producir lo que se conoce como un “calentamiento intermedio”. A bajas temperaturas de los gases de escape, la válvula EGR tiende a carbonizarse, lo que afecta su capacidad para reducir las partículas del automóvil y las emisiones de óxido de nitrógeno hasta que finalmente la válvula necesita un costoso reemplazo.

Sin embargo, la acumulación de carbón puede reducirse si la unidad de control electrónico (ECU) activa los calentadores mientras el motor está en marcha. Esto crea un calentamiento intermedio que evita que la temperatura de los gases de escape caiga por debajo del nivel crítico.

Regenera del DPF

El calentamiento intermedio es igualmente vital para la salud del filtro de partículas diésel. Aunque el DPF tiene la misión continua de reducir las emisiones de los automóviles diésel, solo tiene una capacidad limitada para capturar y almacenar el hollín de escape. Por lo tanto, tiene que ser  regularmente “regenerado” (el carbón atrapado debe ser quemado) para poder seguir filtrando de manera efectiva.

Para regenerarse, el DPF debe calentarse a más de 600°C durante aproximadamente diez minutos. Por lo tanto, la ECU inicia una serie de medidas para lograr esto, una  de las cuales es un llamado “calentamiento de regeneración” de los calentadores a más de 1.000°C, incluso con el motor caliente. Esto eleva la temperatura de la cámara de combustión, que a su vez  aumenta la temperatura de los gases de escape, ayudando a la regeneración de DPF. Sin embargo, los calentadores defectuosos pueden provocar que el DPF no se pueda regenerar, lo que ocasiona su  obstrucción, y lo que a su vez significa que será necesario un costoso reemplazo del DPF.

Evita el enfriamiento excesivo

Los calentadores también contribuyen a otro aspecto de la combustión. Y es que, cuando no aceleramos y el automóvil se mueve gracias a su inercia (descensos prolongados), la temperatura de los gases de escape cae. Por el contrario, cuando se vuelve a acelerar, el motor inicialmente emite demasiados gases de escape y hollín. Activando un calentamiento intermedio de  los calentadores en las fases de inercia, se contrarrestan estos problemas.

NGK concluye que conviene estar siempre atentos a los calentadores defectuosos, algo vital para la protección de otras partes. Hay que reemplazarlos si es necesario, incluso en verano, lo que ayudará a mantener unos costos bajos al garantizar una larga vida útil para el DPF  y la válvula EGR.

 

ngk spark plug

También te puede interesar:

 

Espacio patrocinado por Advertisement
Espacio patrocinado por Advertisement
Espacio patrocinado por Advertisement


No hay comentarios

Escribir comentario