El avance del coche autónomo, constante a pesar de los contratiempos

En 2025, la conducción autónoma prevé generar unos 620.000 millones de euros a la industria automóvil y 180.000 millones a la tecnológica.


El coche autónomo no está llegando a la industria del automóvil con la celeridad imaginada hace unos años. Dificultades de diversa índole retrasan la implantación de un avance tecnológico que, no obstante, está siendo progresivo y no tiene marcha atrás. En su página web, Faconauto hace un repaso del panorama actual del estado y avance del coche autónomo.

avance del coche autónomo en la industria automotriz

La patronal de los concesionarios explica que, recientemente, el Departamento de Transporte de Estados Unidos aseguró que tanto proveedores como fabricantes y concesionarios han retrasado sus plazos para hacer realidad el vehículo autónomo. Normas de seguridad estrictas, la complejidad de una legislación acorde y varias muertes sufridas durante los test de esta tecnología han frenado su expansión.

Marcas como BMW, Mercedes-Benz, Volkswagen o Ford están apostando por la autonomía como una apuesta de futuro inmediato. Pero al mismo tiempo, existen grandes empresas tecnológicas que amenazan con arrebatar el liderazgo a los desarrollos de los fabricantes de automóviles. Faconauto explica el caso de Google, la cual ha anunciado a través de Waymo que construirá en Michigan la primera planta dedicada a fabricar coches autónomos de nivel cuatro en masa.

Estados Unidos, un paso por encima de Europa

Desde el Instituto Universitario de Investigación del Automóvil aseguran que el país norteamericano cuenta con una legislación más blanda que la europea para iniciar pruebas vinculadas a la conducción autónoma, hecho que posicionaría a Estados Unidos por delante de Europa en esta particular carrera.

Sin embargo, desde Faconauto aseguran que la UE no piensa perder fuelle en esta materia y que sus previsiones apuntan a que en 2025 la conducción autónoma generará unos 620.000 millones de euros a la industria automóvil y unos 180.000 millones a la tecnológica. El objetivo que nos planteamos en el “viejo continente” es el de aumentar gradualmente la automatización del vehículo hasta llegar a la autonomía total del nivel 5 (los niveles 1 y 2 ya están en nuestros mercados, mientras que los 3 y 4 se están probando).

Particularmente en España, la patronal menciona que existen muy pocas iniciativas relacionadas con la tecnología autónoma y las llevadas a cabo tienen que ver, principalmente, con el transporte colectivo.

El factor “naturaleza humana”

Además de las investigaciones tecnológicas y la construcción de un marco legal óptimo, existen otros obstáculos a tener en cuenta. Es el caso de la propia naturaleza humana del conductor, reconvertido en este caso a pasajero.

Así, desde la Universidad de Southampton se apunta que el sistema desarrollado no tiene en cuenta hasta el momento dicha naturaleza humana. Desde la universidad norteamericana aseguran que, incluso en entornos de prueba controlados, el tiempo de reacción humana para hacerse cargo de un sistema autónomo es muy lento, algo que evidentemente condiciona la seguridad en conducción.

Y es que si algo parece evidente al hablar del coche autónomo es que, para su verdadera expansión, no solo se deben tener en cuenta factores tecnológicos o económicos sino también humanos, puesto que será uno de nosotros el encargado de responder si la tecnología falla.

 

faconauto

También te puede interesar:

 

Espacio patrocinado por Advertisement
Espacio patrocinado por Advertisement
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por Advertisement


No hay comentarios

Escribir comentario