Destacados miembros de nuestra posventa participan en el UNIRAID 2019

Castelao SL, Montcada, Reconstruidos Mober y Tungsram patrocinan la participación del joven piloto Ferran Herrero en el raid solidario.


La prueba de resistencia UNIRAID 2019 ya ha empezado y un pequeño grupo de actores de nuestra posventa está muy pendiente de lo que sucede en tierras africanas. Se trata de las empresas Castelao SL, distribuidor barcelonés de recambios para vehículo industrial; Montcada Artículos Técnicos, importador especialista en fuelles de suspensión, resortes de gas y suspensión automática; Reconstruidos Mober, con sede en Requena (Valencia) y dedicada a la reparación y reconstrucción de motores; y Tungsram, marca de productos para OEM y Aftermarket con más de 120 años de experiencia en Iluminación.

Todas ellas han aportado su granito de arena y han hecho posible la participación del piloto catalán Ferran Herrero en la singular prueba de resistencia por la geografía de Marruecos con fines solidarios. En MotorOK también hemos hecho nuestra contribución y compartiremos la inolvidable experiencia que el joven informático está viviendo a lomos de su Ford Fiesta MK1.

A continuación, os transmitimos su reciente experiencia tras haber completado las dos primeras etapas del UNIRAID.

empresas posventa patrocinan UNIRAID 2019

Etapa 1

409 kilometros y 8 horas aproximadamente de etapa. Una toma de contacto muy dura, ya que el 80% del recorrido de la etapa ha sido en pista, mezclando arena, piedras y algún río seco. Salimos a las 7:00 horas de la mañana partiendo de Mequinez hacia la población de Er-Rich. Vamos agrupados en seis coches y mediante emisoras y walkies nos vamos comunicando para marcar el rumbo.

Al empezar, la organización nos entregó un roadbook en el que se nos indica por dónde ir. Debemos orientarnos con este libro, con la brújula y con una aplicación de móvil que envía nuestra ubicación por GPS en todo momento a la organización por cuestiones de seguridad.

Al empezar la etapa la situación era muy preocupante: no sabíamos qué nos íbamos a encontrar y la conducción en pista o ríos de arena es muy exigente. No éramos conscientes de hasta qué punto podríamos llegar con un coche tan antiguo como el nuestro, aunque finalmente superamos la etapa con éxito.

Los paisajes de Marruecos son brutales, así como el recorrido del UNIRAID. En esta primera etapa se castigaban mucho las suspensiones, pues el terreno es muy irregular. La ruta nos llevaba por el borde de la cordillera Atlas, mezclando mucha calor con tramos de sombra y frío. El contraste de temperatura era tal, que en una cueva podías ir en manga corta sudando y, al salir de la misma, podías encontrarte grandes espacios repletos de nieve y hielo.

Alcanzamos una altura máxima de 2.200 metros sobre el nivel del mar, con tramos de grandes pendientes que ponían en un compromiso hasta el coche más equipado.

Finalmente, llegamos al final de la etapa sobre las 15:40 horas y alrededor de las 16:00 horas ya pudimos empezar a entregar material solidario. Sorprende mucho la reacción de los niños al recibir los juguetes y el material que transportábamos, unas miradas transparentes de profunda admiración que derriten al más duro. Los profesores de la escuela nos agradecieron muchísimo toda la ayuda que les prestamos y entre los 150 coches que entregamos material, hemos podido equipar bien las aulas, dar ropa a esos niños y regalarles la ilusión de tener algo con lo que jugar.

Personalmente, me siento muy afortunado de tener todo lo que tengo y de poder colaborar con causas así. Cuando ves la situación que estos niños viven y el recibimiento que te dan a modo de héroe, uno simplemente piensa que no puede quedarse de brazos cruzados y hay que actuar, en la medida que cada uno pueda.

empresas de la posventa patrocinio UNIRAID 2019

Etapa 2

Una etapa mucho más corta pero bastante mas dura. En total, ha sido 250 kilómetros recorriendo ríos secos y zonas de dunas. Los ríos exigen mucho al coche, porque no puedes dejar de dar gas en ningún momento. Hay que hacer juego con las ruedas y la dirección, buscando la máxima tracción sobre la arena.

Aún con estas dificultades, nuestro Fiesta las ha superado sin demasiada complicación. Sí hemos sufrido algún atasco en más de una cuesta elevada, pero el comportamiento general del coche está siendo impecable si tenemos en cuenta su edad.

Esta ruta arrancó a las 8:00 horas de la mañana y acabó a las 19:00 horas de la tarde. El 79% es sobre pista, un 11% sobre ríos y dunas y el 10% restante, sobre asfalto. A pesar de nuestra solvencia al volante, lo cierto es que se trata de una etapa desastrosa en la que la gran mayoría de equipos no acabaron y el coche escoba tuvo mucho trabajo recogiendo al convoy.

Nosotros perdimos mucho tiempo en un tramo de arena blanda y fina debido al atasco de dos coches mientras el segundo trataba de rescatar al primero. Perdimos alrededor de dos horas para sacar ambos coches, pero logramos hacerlo.

Varias horas después, llegamos al campamento. De noche, sin luz y en medio de la nada, tuvimos que pasar varios badenes de arena que encallaron a muchos participantes (principalmente, Fiats Panda y Seats Marbella que perdían la tracción). Lo que más sufrió aquí fue nuestro cubrecarter ya que, debido a las grandes irregularidades de las pistas y el alto número de piedras, se nos dobló la chapa. Nada grave que nos impidiera proseguir con la prueba.

 

motorok

También te puede interesar:

 

Espacio patrocinado por Advertisement
Espacio patrocinado por Advertisement
Espacio patrocinado por Advertisement


No hay comentarios

Escribir comentario