Road House comparte las principales averías del árbol de levas

Este mecanismo puede fallar por falta de lubricación o por una holgura axial excesiva, provocando a menudo que el coche no arranque.


Dentro del sistema de distribución de los vehículos, el del árbol de levas es uno de los mecanismos más importantes. Su función consiste en controlar los diferentes procesos que permiten al vehículo obtener la potencia que necesita para moverse, por lo que cualquier problema que padezca comprometerá con seguridad su funcionamiento. En su página web, el fabricante especialista en sistemas de frenada Road House explica qué puede ocasionar averías del árbol de levas y cómo detectarlas.

Road House explica principales averías del árbol de levas

Falta de lubricación y holgura axial excesiva

El árbol de levas puede verse afectado, primeramente, por la falta de lubricación. Es algo habitual en muchas otras piezas que se encuentran en continuo movimiento y que requieren siempre de una correcta lubricación para un funcionamiento óptimo y duradero. En el caso del árbol de levas, pese a ser un componente forjado, puede sufrir desgaste si cuenta con algún cojinete defectuoso, lo que impedirá que el lubricante cumpla su función.

El otro motivo que suele provocar averías del árbol de levas es una holgura axial excesiva en el alojamiento debido al uso, desgaste y continuo giro del sistema. Para evitar este problema, lo mejor es colocar una arandela calibrada entre el propio árbol de levas y los apoyos, de forma que todo el conjunto del sistema quede perfectamente ajustado y sin dicha holgura.

Síntomas de una avería

Igual de importante que saber reparar las averías de este componente es saber detectar cuáles son sus síntomas ya que, en caso de no hacerlo a tiempo, el vehículo no arrancará y la pieza se gripará (una de las averías más caras de reparar). Para evitar llegar a ese extremo, hay que prestar atención a dos síntomas:

  • Traqueteos: en el caso de detectar este tipo de ruidos durante la conducción, puede deberse tanto a un incorrecto acoplamiento de los engranajes como a un desgaste anormal de los casquillos o soportes, lo que afectará al juego axial del sistema.
  • Chirridos estridentes: escuchar durante la marcha ruidos fuertes y estridentes es el indicativo más claro de que el árbol de levas está a punto de griparse, por lo que el mecánico comprobará el estado de los apoyos por si alguno estuviera defectuoso y proceder a su sustitución. Si al margen del ruido se detecta también una bajada importante del rendimiento del motor, es probable que alguna de las levas haya llegado a romperse o tengan mucha holgura entre sí.

 

road house

También te puede interesar:

 

Espacio patrocinado por Advertisement
Espacio patrocinado por Advertisement
Espacio patrocinado por Advertisement


No hay comentarios

Escribir comentario