La revisión de los neumáticos, imprescindible tras la cuarentena

La Comisión de Fabricantes de Neumáticos recuerda las distintas consecuencias producidas por la paralización prolongada de los vehículos.


La paralización del país a causa de la batalla en los hospitales contra la pandemia del COVID-19 ha dejado a la inmensa mayoría de vehículos del parque español inmovilizados durante semanas. Muchos usuarios se preocupan por las baterías y en MotorOK ya os hemos transmitido los consejos dictados por fabricantes del prestigio de TAB o Yuasa. Ahora, la Comisión de Fabricantes de Neumáticos (integrada por Bridgestone, Continental, Goodyear, Michelin y Pirelli) recuerda que igualmente importante será llevar a cabo una revisión de los neumáticos cuando el periodo de cuarentena finalice.

revisión de los neumáticos tras cuarentena por estado de alarma

La situación actual se asemeja a la experimentada en los periodos estivales, con coches parados en una misma posición por mucho tiempo (en ocasiones en la calle) y bajo las inclemencias del tiempo. Esta paralización puede acarrear diversas consecuencias peligrosas para la seguridad en marcha que deberán ser subsanadas. Son las siguientes:

Deformación por plano en banda de rodadura

Este fenómeno causa que el neumático sufra una deformación en la banda de rodadura debido a la presión constante del peso del vehículo sobre un mismo punto de apoyo. En este caso, en el momento de poner en marcha el vehículo se puede producir el efecto “flatspot”, traducido en un ligero pero molesto e inseguro temblor.

De manera natural, cuando un neumático entra en circulación se calienta y adquiere una flexibilidad imprescindible para adaptarse a las irregularidades de la calzada. Pero cuando ha estado parado mucho tiempo y siempre con el mismo peso en el mismo punto de apoyo, el neumático puede aplanarse y vibrar hasta calentarse y volver a coger flexibilidad. No obstante, en algunas circunstancias la deformación puede persistir y ahí es cuando dicho efecto puede pasar de anécdota a peligro.

Desde la comisión recuerdan que un neumático ancho y bajo (perfil deportivo) tendrá menos riesgo de sufrir aplanamiento, puesto que hay mayor superficie de contacto con el suelo y se puede repartir mejor el peso del vehículo.

Grietas

El agrietamiento de los neumáticos tiene más relación con la edad de la goma que con la situación de paralización. El problema es que tener un neumático parado todavía agrava más el deterioro de la goma. ¿Quién no ha tenido nunca una bicicleta nueva en casa durante meses y cuando la ha ido a usar se ha encontrado los neumáticos prácticamente cuarteados? Exactamente lo mismo sucede en los vehículos. La goma tiene una vida útil y tenerla parada no frena el deterioro.

Presión baja

Igual que ocurre después de la estación estival, la comisión recuerda que será necesario revisar la presión de los neumáticos cuando se vuelva a poder circular con el vehículo tras tantas semanas de confinamiento. Los conductores pueden tener por seguro que los valores de presión de sus gomas habrán disminuido estos días.

Al respecto, es importante no esperar a que salte la alarma (si el coche la lleva) para pasar por la gasolinera y comprobar la presión. Por supuesto, el riesgo aumenta si el coche aparcado ha estado sometido a grandes cambios de temperaturas y/o en zonas muy ventosas, como cerca de la costa.

 

comision de fabricantes de neumaticos

También te puede interesar:

 

Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por


No hay comentarios

Escribir comentario