La revisión posvacacional, fundamental para encarar bien el otoño

‘Elige calidad, elige confianza’ comparte una lista de los componentes del vehículo que más sufren en la época en la que nosotros lo pasamos mejor.


A escasos días de decir adiós al verano, la iniciativa ‘Elige calidad, elige confianza’ recuerda a los talleres que tan importante como el paso por el taller antes de disfrutar del verano es la revisión posvacacional, ya que durante estas semanas muchos vehículos han sido sometidos a un uso intensivo que puede repercutir en su estado.

Así, el excesivo calor, el abuso de la climatización del coche o el hecho de cargar el maletero en exceso pueden derivar en desgastes. Justo antes de encarar el descenso de las temperaturas y dejar atrás los días de sol y playa.

Por eso, ECEC comparte un listado de los componentes del vehículo que más sufren en verano:

revisión posvacacional ECEC-Refrigeración: Es necesario comprobar que todo está en orden, debido a su uso intenso, y el taller debe recomendar a sus clientes que activen el aire acondicionado, incluso en invierno, para favorecer su buen mantenimiento.

-Niveles de líquidos: Las altas temperaturas y los kilómetros hechos hacen necesaria una revisión del aceite, lubricantes y líquidos refrigerantes. Además, es importante rellenar el líquido del limpiaparabrisas para estar preparados en caso de necesitarlo.

-Frenos: El calor y las duras condiciones de trabajo pueden ocasionar desgaste en este componente, tanto en las pastillas debido a la fricción como en los discos. El sistema de frenado es, sin duda y siempre que se revisa el coche, uno de los elementos más importantes.

-Neumáticos: Hay que revisar el dibujo de las ruedas y su presión. Una presión inadecuada puede ocasionar sobrecalentamiento en las gomas. Eso conlleva un mayor desgaste, amén de un mayor consumo de gasolina.

-Escobillas: Para encarar una época de lluvias y tiempo cambiante, toca revisar este importante elemento de seguridad. ¿El motivo? Su exposición constante al sol en verano, algo que sin duda desgasta sus materiales y puede comprometer su buen funcionamiento.

-Plásticos varios: hay plásticos como las gomas de las ventanas que son muy sensibles a ese calor y que en verano se deterioran con facilidad. Tocará comprobar su estado y cambiar, si es necesario, aquellas gomas que estén dañadas.

 

 

Espacio patrocinado por Advertisement
Espacio patrocinado por Advertisement
Espacio patrocinado por Advertisement


No hay comentarios

Escribir comentario