La revisión de primavera, indispensable a estas alturas del año

ZF Aftermarket recomienda a los talleres que, coincidiendo con la llegada de los meses cálidos, se ofrezca a los clientes un servicio de revisión.


Las buenas temperaturas ya se palpan en muchos puntos de la geografía española, y con ellas el incremento en las ganas de viajar y desplazarse. Pero la llegada de los meses más cálidos y agradables del año no deben hacer olvidar de donde venimos. Y es que la nieve y el frío, así como el tratamiento de las carreteras para librar a los conductores de malas experiencias al volante, suponen un esfuerzo añadido para los vehículos. ¿La solución? Efectuar una revisión de primavera.

revisión de primavera ZF AftermarketZF Aftermarket recomienda a los talleres que, coincidiendo con el comienzo de los meses más cálidos, ofrezcan a sus clientes un servicio de revisión de las piezas del vehículo importantes para la seguridad.

Sin ir más lejos, tenemos el ejemplo de la sal usada sobre el asfalto para prevenir el hielo en las carreteras. Su efectividad para combatir las heladas es tan cierta y demostrable como también lo es su agresividad hacia componentes importantes del chasis.

Por eso, ZF Aftermarket considera imprescindible someter todo el chasis a una revisión coincidiendo con el comienzo de la primavera, aprovechando el paso por el taller para comprobar también  el desgaste de los forros y los discos de freno, así como las pinzas y los tubos flexibles de los frenos.

Amortiguadores

Un amortiguador defectuoso también puede tener consecuencias críticas en la conducción: distancia de frenado aumentada, peor adherencia al suelo en las curvas o riesgo de padecer el famoso “aquaplaning”, amén de una menor eficacia en los elementos electrónicos asistentes a la conducción.

Por todo ello, tanto los amortiguadores como todos los componentes relevantes para su funcionamiento correcto deben revisarse a los 80.000 kilómetros y, después, cada 20.000 kilómetros.

Componentes del chasis

El frío, la humedad y la suciedad también pueden dañar los delicados componentes de la suspensión. Por eso, en la revisión de primavera se debe incluir una prueba de estanqueidad de los fuelles de caucho de las juntas de rótula y una revisión profesional de la barra de acoplamiento, del extremo de la barra y de la articulación axial.

Además, los especialistas de ZF Aftermarket recomiendan revisar el guardapolvos de las rótulas y los anillos de fijación de resorte. Y es que, si bien el desgaste de estos componentes se produce de forma gradual, cuando es excesivo puede afectar enormemente al comportamiento del vehículo.

Las marcas del Grupo ZF, ideales para esta labor

Informar sobre los posibles riesgos de la transición invierno-verano no solo favorece la seguridad del vehículo, sino que también contribuye a una mayor fidelidad de los clientes y a aumentar la facturación del taller. La importancia de la revisión de primavera, tanto para el vehículo y todos sus componentes como para la seguridad de sus ocupantes, resulta muy importante. Y si de lo que se trata es de conservar el valor del vehículo, diríamos que imprescindible.

Richard Adgey, Director de Gestión de productos de ZF Aftermarket, afirma: “Nuestros productos de las conocidas marcas Sachs, Lemförder, TRW y Boge son sinónimo de calidad y durabilidad. Además, ofrecemos a nuestros clientes una amplia gama de prestaciones adicionales: aparte cursos e información técnica, con nuestra app ‘ZF Part Finder’ se puede localizar rápida y fácilmente cualquier repuesto”.

 

 

Espacio patrocinado por Advertisement
Espacio patrocinado por Advertisement
Espacio patrocinado por Advertisement


No hay comentarios

Escribir comentario