Preócupate por la seguridad en el taller, que no te cueste la vida

La seguridad en el los talleres de reparación de automóviles es a veces menospreciada por los trabajadores (al igual que ocurre en muchos otros ámbitos), sin llegar a entender que cualquier descuido puede llegar a costar la vida de los mecánicos.


La seguridad en el taller de reparación de automóviles es a veces menospreciada por los trabajadores (al igual que ocurre en muchos otros ámbitos), sin llegar a entender que cualquier descuido puede llegar a costar la vida de los mecánicos.

Los accidentes y las enfermedades que afectan a los trabajadores no sólo dañarán la salud del trabajador, sino también el éxito en la gestión de la empresa. Las horas de trabajo perdidas como consecuencia de accidentes y enfermedades, así como los materiales dañados (por ejemplo los destrozos en los equipos) interrumpirán la continuidad de la reparación del vehículo, y por ende, el proceso productivo.

Por otro lado, en ocasiones, y quizás por falta de organización,  en la preparación del trabajo,  se crean tensiones innecesarias y trabajos precipitados, que pueden dar lugar a accidentes y enfermedades que afectan directamente a la seguridad en el taller. Es por ello que en este artículo intentaremos señalar  los diferentes aspectos que debe considerar el taller para para identificar los posibles peligros que afectan a sus puestos de trabajo, pero sobre todo, los más graves y frecuentes de la actividad.

seguridad en el taller

Según el blog de prevención de riesgos laborales del IMF Business School, estos son los riesgos a los que se enfrentan los mecánicos en su lugar de trabajo:

Principales peligros de los trabajadores en talleres mecánicos

  1. Exposición a Monóxido de carbono, procedente de los gases de motores de combustión interna.
  2. Caídas al mismo nivel como consecuencia de la falta de orden y limpieza, irregularidades en el suelo, resbalones, tropiezos, etc y que afectan seriamente a la seguridad en el taller.
  3. Caídas a distinto nivel, por la presencia, por ejemplo, de los fosos utilizados para cambios de aceite.
  4. Riesgos de dermatitis, consecuencia de la manipulación, entre otros, de productos derivados del petróleo, disolventes, lubricantes, etc.
  5. Exposición a diferentes productos como la gasolina en el aceite de motor usado, el glicol en los anticongelantes y otros contaminantes en los líquidos de transmisión y lubricantes para engranajes.
  6. Riesgo de incendio durante las tareas de soldadura.
  7. Riesgo de exposición a vapores de pinturas y disolventes durante las labores de pulverización y de relleno en carrocerías. Estos productos de relleno para carrocerías suelen consistir en resinas epóxicas o de poliéster y pueden constituir un peligro para la piel y el aparato respiratorio.
  8. Contactos con soluciones electrolíticas corrosivas de ácido sulfúrico, que pueden provocar quemaduras y otras lesiones en los ojos y la piel a las que están expuestos durante la manipulación de las baterías.
  9. Exposición a ruido, este riesgo tiene su origen en la propia actividad (coches en marcha, ruido en los golpes con herramientas…), pero la principal fuente se debe al uso de compresores y herramientas- máquinas de aire comprimido, entre otras. 
  10. Exposición biológica a algunos agentes como Legionella y las colonias de bacterias que suelen desarrollarse en fluidos como la taladrina.
  11. Riesgo de atrapamiento, el cual puede tener su origen en un mal funcionamiento de los elevadores.
Espacio patrocinado por Advertisement
Espacio patrocinado por Advertisement
Espacio patrocinado por Advertisement


No hay comentarios

Escribir comentario