Loctite da las claves sobre la soldadura en frío

La marca de adhesivos y sellado de Henkel comparte en su blog ‘Ruta 401’ toda la información necesaria sobre este proceso de soldadura.


La soldadura en frío es un proceso empleado para reparar o recomponer piezas metálicas cuyo grado de rigidez imposibilita que se les puede aplicar una fuente de calor intensa.

En el blog de Loctite dedicado a los entusiastas del Taller, la marca de adhesivos y sellados de Henkel da respuesta a distintas preguntas frecuentes sobre este procedimiento común en el taller.

soldadura en frío consejos Loctite

A continuación, las repasamos:

¿En qué consiste la soldadura en frío?

Existen algunos materiales a los que no se les puede aplicar el baño de soldadura para lograr su fusión, por lo que es necesario utilizar otro tipo de métodos. Uno de ellos es la soldadura en frío, que consiste en la adición de un compuesto diseñado para aportar niveles de relleno y de resistencia mecánica similares al estaño-plomo, con la diferencia de que es más sencillo de aplicar, menos tóxico y no requiere del uso de ninguna fuente de calor.

¿Qué ventajas aporta?

  1. Ahorro de tiempo. No requiere desmontar los componentes y piezas de alrededor ni proteger los recubrimientos originales contra la corrosión tras su aplicación. Además, al reparar en lugar de sustituir, ya no hay que esperar que lleguen las piezas de recambio.
  2. Cubre más superficies. La soldadura en frío supera la limitación de las masillas de estaño, ya que el proceso funciona tanto en acero como en aluminio.
  3. Mejor acabado. La unión que produce es estanca, sólida y permanente y se puede aplicar con precisión de forma más sencilla. Además, el acabado es más elegante y limpio.
  4. Seguridad. Se evita tener que trabajar con el soplete, con los riesgos que ello conlleva. La soldadura en frío es mucho más segura ya que el riesgo asociado a la llama desaparece.
  5. Facilidad de trabajo. Los distintos productos de soldadura en frío son fáciles de lijar y modelar. No se descuelgan y secan a temperatura ambiente.
  6. Mayor higiene. Permite realizar reparaciones más limpias, sin afectar a las piezas de alrededor.
  7. Respeto al medio ambiente. La soldadura en frío está libre de plomo. Además, se ahorra mucha energía y las materias primas empleadas en los adhesivos que se utilizan afectan menos a la huella de carbono. Por último, su Potencial de Calentamiento Atmosférico es mucho menor que el de la soldadura con estaño.
soldadura en frío

¿Para qué aplicaciones resulta válida?

  • Bridas, carcasas y tapas desgastadas y/o donde se ha perdido el buen acabado superficial que da el mecanizado.
  • Reparación de piezas desgastadas de acero.
  • Reconstrucción de metales corroídos.
  • Defectos en alojamientos y orificios mecanizados de entradas de tornillos.
  • Bloque de motor.

¿Qué pasos requiere la soldadura en frío?

  1. Limpieza y preparación superficial, lijado de la superficie.
  2. Aplicación del producto. Es recomendable que antes se utilice una capa protectora anticorrosiva.
  3. Mezclado exhaustivo de los componentes.
  4. Extensión y alisado de la mezcla en el defecto a reparar.
  5. Modelado.
  6. Lijado.

¿Qué productos se usan para este método?

Productos como TEROSON EP 5010 TR, cuya cualidad principal es la capacidad de reconstruir partes de la carrocería de metal sin necesidad de aplicar llama abierta o calor. También es efectivo en sustratos no metálicos, como poliéster y fibra de vidrio.

Otros productos que se pueden emplear son los adhesivos estructurales con carga metálica, ideales para la reparación de piezas de acero desgastadas o el relleno de grietas.

 

 

También te puede interesar:

 

Espacio patrocinado por Advertisement
Espacio patrocinado por Advertisement
Espacio patrocinado por Advertisement


No hay comentarios

Escribir comentario