Tintado y laminado de lunas, ¿qué es mejor?

Aunque el efecto estético es similar, estamos ante técnicas muy diferentes que merece la pena saber distinguir antes de elegir.


Existe una gran confusión en torno a lo relacionado con el tintado y el laminado de lunas. Sin embargo, pese a que ambos términos parecen guardar una estrecha relación, lo cierto es que estamos ante técnicas completamente diferentes que bien merecen la pena conocer cuando deseamos cambiar el aspecto de nuestro coche.

tintado y laminado de lunas

Laminado de lunas, tres beneficios para elevar tu seguridad a un nivel superior

Es la solución preferida para todos aquellos que buscan oscurecer sus cristales ya que, además de otorgar un nuevo aspecto físico, contiene importantes beneficios que a continuación destacamos:

  • Los cristales laminados presentan importantes ventajas contra la radiación solar. Así, nos encontramos ante una solución que no solo obedece a efectos estéticos, sino también funcionales, pues con ella lograremos proteger todos los elementos que conforman el interior de nuestro vehículo.
  • Otra de las ventajas que desprende es el efecto regulador de temperatura con el que cuentan. Es precisamente el hecho de que no deja pasar la radiación solar hacia el interior del vehículo lo que hace que la temperatura del vehículo se encuentre completamente contenida en el interior del vehículo.
  • A nivel de seguridad, gracias a los cristales laminados conseguimos maximizar nuestra seguridad y la de nuestra familia. Y es que el laminado lo que hace es evitar que los fragmentos de cristal caigan dentro del vehículo en caso de accidente.  Esto es especialmente relevante para las familias con hijos. El laminado de lunas minimiza, así, el impacto de los destellos al máximo, logrando evitar cualquier imprevisto al volante relacionado con los destellos que otros coches son capaces de provocar en el conductor de nuestro vehículo, y actuando como una de las mejores inversiones en materia de seguridad que podemos realizar.

A tener en cuenta

Por todo ello, es importante que a la hora de instalar cristales laminados en tu vehículo confíes únicamente en las manos más expertas. El laminado de lunas debe estar completamente homologado si quieres que tu vehículo no se quede retenido en la inspección de la ITV.

El equipo de Carglass es experto en proporcionar al vehículo un nuevo aspecto y dotarlo de una mayor seguridad gracias a esta técnica. Si quieres incrementar la seguridad y la de los tuyos, a la par que proporciona un aspecto completamente renovado, esta es, sin duda, tu opción.

Tintado de lunas, ¿qué debes de tener en cuenta?

Al contrario de lo que ocurría con el laminado de lunas, el tintado pretende conseguir una solución completamente estética. A través de este técnica, que procede siempre de fábrica, se persigue lograr una mayor intimidad al interior del vehículo, otorgándole un aspecto mucho más sobrio y, en según qué momentos, elegante.

Sin embargo, mediante el tintado de lunas nunca vamos a conseguir reducir la temperatura de nuestro vehículo ni lograr una protección contra los rayos ultravioleta ni, por supuesto, conseguir que nuestro vehículo sea más eficiente, como sí logramos con el laminado de lunas.

El aspecto más destacado es que a través del tintado de lunas no logramos reducir los efectos de los destellos que podemos recibir a consecuencia de otros vehículos, por lo que seguimos estando expuestos a los impactos que el resto de coches son capaces de proporcionar en el nuestro.

Por lo tanto, a la hora de decidirnos por una u otra técnica, debemos tener claro si queremos invertir únicamente en elementos funcionales o si, por el contrario, vamos a apostar por la unión entre los elementos funcionales y los estéticos.

 

También te puede interesar:

 

Espacio patrocinado por Advertisement
Espacio patrocinado por Advertisement
Espacio patrocinado por Advertisement


No hay comentarios

Escribir comentario