Tungsram presenta sus lámparas de inspección LED para talleres

Muy resistentes y de alta calidad, cuentan con anclajes e imanes para la carrocería y equipan una batería de litio recargable de larga duración.


Las lámparas de trabajo son unas herramientas fundamentales en el trabajo diario de los mecánicos y técnicos del taller. Su aporte de luz auxiliar permite realizar cualquier reparación, por precisa que sea, en las mejores condiciones de iluminación y de la manera más práctica en aquellos modelos que traen imanes para pegarse a la carrocería. Es el caso de la gama de lámparas de inspección LED del fabricante Tungsram, que aporta al taller distintas soluciones en sus requerimientos de luz extra.

Tungsram presenta lámparas de inspección LED para talleres

“Actualmente, disponer en el taller de bombillas que cuelgan con un cable extensivo es un recurso muy desactualizado, ya que las nuevas lámparas de montaje se pueden colocar magnéticamente en la carrocería del automóvil y aportan una salida de hasta 1000 lúmenes, lo que le ayuda a diagnosticar y reparar con precisión cualquier problema de su vehículo”, recuerdan desde la compañía.

Las lámparas de inspección LED de Tungsram son herramientas muy resistentes y de alta calidad, en línea con la cartera de productos de la compañía de origen húngaro. Resultan ideales para que los técnicos profesionales las utilicen en sus talleres, unos espacios donde evidentemente se requiere de una iluminación adicional y el mejor brillo tanto para llevar a cabo trabajos sobre el automóvil como a la hora de recuperar pequeñas piezas que puedan caer bajo el coche o desubicarse durante los procesos de reparación.

Gracias a sus anclajes e imanes, las luces de trabajo Tungsram pueden ser usadas sin sujetarse (se pegan a la carrocería del automóvil) y se equipan con una batería de litio recargable de larga duración. Se presentan en dos tamaños, cuyas características son:

  • La lámpara de mayor tamaño (63000) puede proporcionar 1000 lúmenes de luz durante un periodo de hasta tres horas y a una temperatura de color de 6000 Kelvin. Se puede cargar a través de USB o en su estación de acoplamiento utilizando el adaptador AC/DC incluido en el embalaje.
  • La versión de bolsillo (63010) proporciona una salida de hasta 240 lúmenes a 5700 Kelvin, con un tiempo de funcionamiento máximo de siete horas y se puede cargar con un cable USB.

Completa la gama de Tungsram una lámpara de inspección LED de reciente lanzamiento que incorpora un brazo flexible. Esta solución facilita aún más el trabajo en áreas de difícil acceso ya que la luz se puede dirigir y apuntar con mayor precisión al área de trabajo deseada. Tiene una salida de 500 lúmenes y una temperatura de color de 5700 Kelvin para una luz brillante que dura hasta nueve horas.

Las lámparas 63000 y 63010 cuentan con una carcasa con nivel de protección de ingreso IP66, mientras que la lámpara flexible ofrece una carcasa de tipo IP54, siendo también resistente al polvo y la humedad. Todas ellas se pueden usar en un amplio rango de temperatura (desde -10ºC hasta 40ºC) y son una gran opción cuando se requiere de una iluminación potente para un trabajo 100% profesional.

 

tungsram

También te puede interesar:

 

Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por
Espacio patrocinado por


No hay comentarios

Escribir comentario