La T que ilumina retorna a nuestro aftermarket

El fabricante húngaro Tungsram y Pacar Central, su distribuidor en España, presentan en Madrid su reinicio como marca líder en iluminación tras la separación de GE Lighting y la recuperación de una esencia centenaria marcada por la innovación.


Tras un primer acercamiento al sector en Barcelona, esta semana ha sido el turno de Madrid para la presentación en sociedad del fabricante húngaro líder en iluminación Tungsram. Víctor Almenara, director de Ventas de la compañía para España y Portugal, junto con su socio comercial, Pacar Central del Automóvil, han explicado ante la prensa y miembros de la distribución de la zona centro peninsular la propuesta de la centenaria multinacional, todo un referente a nivel mundial con más de 60 años de experiencia en el OEM y AM del sector automoción. La jornada también ha contado con la presencia de Davide Meinardi, director de Ventas de Tungsram Automoción para Europa.

Acompañando a los recambistas

En este reencuentro con el aftermarket ibérico, el proveedor quiere hacer el camino junto a sus socios y eso es algo que sus responsables han querido dejar muy claro desde el inicio. Eso significa, por ejemplo, que una compra de lámparas por valor de 6.000€ o superior a Pacar será recompensada con un expositor para la tienda (en la galería de imágenes superior puede verse algún ejemplo de los modelos disponibles) o un 25% de descuento sobre la campaña. Además, las inversiones importantes serán financiadas por parte del fabricante, incluyendo distintas acciones de marketing, promociones y otras acciones que dinamicen la venta del producto.

¿Qué sabes de Tungsram?

Los más veteranos probablemente recuerden la marca, introducida décadas atrás en el mercado español a través de Valeo. Tungsram es, sin duda, uno de los orgullos de la industria húngara y actor destacado en el desarrollo tecnológico europeo durante los últimos 100 años de nuestra historia. Su contribución a la mejora de la iluminación y las telecomunicaciones resulta indudable, habiendo sido responsables directos de la aparición de las lámparas krypton o la incorporación del filamento de tungsteno (también conocido como wolframio) en lugar del carbono en las bombillas incandescentes, toda una revolución mundial que permitió la fabricación de unas luces más resistentes y duraderas. A lo largo de su trayectoria, célebres investigadores y científicos del viejo continente han desarrollado y dado con nuevas soluciones al amparo de las instalaciones de Tungsram, siendo quizás el caso más destacado el de Zoltán Bay y su descubrimiento de la astronomía radar, una técnica de observar objetos astronómicos próximos reflejando las microondas de estos objetos y analizando los ecos.

En MotorOK hemos podido visitar su sede central, la principal instalación de las siete que el Grupo posee en Hungría. Ubicada en Budapest, allí se fabrican todo tipo de lámparas, desde las de automoción (H7 pero también H4 de doble filamento o lámparas de descarga D1/D2, así como para vehículos industriales y motocicletas) hasta lámparas de sodio de alta presión (HPS) para la iluminación de las calles, e incluso luces de gran tamaño para estadios y otros recintos deportivos. Para la gama H7 en concreto, Tungsram cuenta con tres líneas de producción que trabajan sin cesar las 24 horas del día durante los siete días de la semana. Con la fábrica a pleno rendimiento, la producción de estas lámparas es superior a las 100.000 unidades diarias.

También en este portal os hemos contado la adquisición de Tungsram por parte de General Electric en 1989 y la reciente salida de la compañía de la división GE Lighting, estableciéndose como Tungsram Group y operando de forma totalmente independiente desde el año pasado. Por eso, desde el Grupo insisten que su reaparición en la posventa española no se trata de un nacimiento sino de un “reboot” o reinicio, puesto que la compañía nunca ha dejado de fabricar y vender a mercados de todo el mundo en sus más de 120 años de historia. Incluso las lámparas GE Lighting vendidas en España han sido desarrolladas y fabricadas por personal de Tungsram en la fábrica de Tungsram, las mismas instalaciones y estructura que ahora recupera su origen y vende el producto de primera marca bajo la etiqueta Tungsram. En este sentido, los responsables de la enseña explican que la sede central de la multinacional será la de Budapest (como no podía ser de otra manera) y la política para nuestro mercado pasa por establecer dos centros de soporte administrativo, en Madrid y en Barcelona.

Una gama completa y contrastada

Si el sello de General Electric en el pasado más reciente del Grupo ya es una garantía de por sí, no lo son menos los estrictos controles a los que son sometidos los procesos de fabricación de Tungsram. Basta con explicar que, en Primer Equipo, la defectuosidad se valora en partes por millón (ppm) y Tungsram está actualmente en las cinco ppm. Esto significa que si existen cinco lámparas defectuosas en una partida de un millón de lámparas Tungsram, dicha partida se descarta por completo. Una exigencia de los fabricantes que la empresa celebra porque va en línea con su filosofía de “Cero Defectos”. La calidad, explica Víctor, “va por delante de todo, siempre”. Por supuesto, los productos de la compañía cumplen con los estándares internacionales más estrictos, de acuerdo con las regulaciones ECE, DIN y ANSI.

Pero, ¿qué encuentran los talleres y en última instancia los automovilistas si acuden a la marca para realizar un cambio de lámparas? Pues una variedad extensa que cubre perfectamente todas las necesidades de sus clientes en lámparas de descarga (LED, Xenon…), halógenas (H1, H3, H4, H7, etc.) y en miniatura, junto a las lámparas de señalización y las antiniebla. Cada lámpara es única y está marcada, por lo que su trazabilidad es total (¡hasta la hora y el turno de fabricación!).

En iluminación halógena, la gama premium de Tungsram está compuesta por las líneas Megalight (Plus 50-60 y Ultra +90, +120, +130 y +150) y Sportlight (con versiones Ultra y Extreme). La primera, con productos adaptados a las necesidades y requisitos de cada mercado, destaca por un mayor aporte de luz en carrtera que dota al automovilista de más visibilidad y seguridad en marcha; la segunda, aunque también ofrece un mayor rendimiento en términos de iluminación, destaca principalmente por aportar un estilo personalizado al vehículo con una luz azulada cuya calidez puede ascender hasta los 5000K y que le confiere un toque innegablemente deportivo. Las halógenas del fabricante húngaro se completan con las lámparas Long Life (para aquellos países donde la iluminación es obligatoria también con luz diurna) y las Heavy Star de 24V (para vehículo industrial).

La gama LED es una de las novedades de Tungsram para este año. Víctor recalca que los planes para este tipo de producto aún no están establecidos y comenta que, teniendo toda la tecnología y capacidad de desarrollo a su alcance, “haremos lo que las marcas de automóviles quieran que fabriquemos”. Y es que, aunque ahora existe un “boom” con este tipo de iluminación y se monta mucho, desde los proveedores y fabricantes de coches no se tiene nada claro que el futuro de la iluminación sea el LED, a pesar de sus ventajas. No obstante, el representante de Tungsram en el mercado español asegura que los proveedores de recambios actuarán en función de los fabricantes: si los coches montan LED, ellos ofrecerán recambios LED. Simple y llanamente.

Todo ello, en un embalaje (con distintos tamaños y formatos) mucho más moderno que la imagen tradicionalmente ofrecida por la marca, aunque siempre manteniendo la fidelidad a los colores rojo y azul. La actualización del diseño realizada en Tungsram forma parte de la renovación global de la compañía tras la fundación de Tungsram Group en 2018. Y es que, como reza su lema, La innovación es nuestro patrimonio.

 

Más información en automotive.tungsram.com/es

tungsram

 

Espacio patrocinado por Advertisement
Espacio patrocinado por Advertisement
Espacio patrocinado por Advertisement


No hay comentarios

Escribir comentario