ZF Aftermarket recalca la importancia de la revisión anual en invierno

Los sistemas de freno, dirección y suspensión de un vehículo figuran entre las partes más relevantes para garantizar nuestra seguridad.


Los sistemas de freno, dirección y suspensión de un vehículo figuran entre las partes más relevantes para garantizar la seguridad de máquina y automovilista. Por eso, ZF Aftermarket comparte algunos consejos e indicaciones para una correcta revisión anual del vehículo.

ZF revisión anual invierno

Con los frenos no se juega

Es de vital importancia que los frenos funcionen con eficacia y suavidad en todo el eje. Si una de las ruedas delanteras o traseras se bloqueara, el vehículo podría derrapar y girar sin control.

En consecuencia, es conveniente que el taller revise el líquido de freno, las pinzas y los discos de freno. Después de limpiarlas con un detergente líquido de primera calidad, se debe comprobar si las pinzas de freno presentan signos de corrosión o de agarrotamiento de los pistones, dos factores que podrían provocar un recalentamiento de las pastillas y pérdida de eficiencia progresiva de los frenos.

Además, se debe comprobar si los discos de freno presentan indicios de oxidación o desgaste excesivos. Si se aprecian chasquidos o ruidos metálicos durante la frenada, deberán cambiarse las pastillas de freno. También es preciso asegurarse de que el grosor de las pastillas es claramente superior al mínimo exigido.

El papel del líquido de frenos

ZF Aftermarket recomienda encarecidamente revisar el líquido de frenos durante esa revisión anual, utilizando un comprobador de alto rendimiento. Este tipo de dispositivos determinan en sólo unos segundos el punto de ebullición real del líquido de frenos propiamente dicho, en vez del contenido de agua del mismo. Además, conviene saber que el líquido de frenos se debe cambiar cada dos años máximo.

Los amortiguadores defectuosos, un grave problema

Asimismo, los expertos de ZF recomiendan que se revise también el estado de los amortiguadores. Y es que, si no funcionan correctamente, se alargará la distancia de frenado. Además, el vehículo perderá estabilidad en las curvas y se reducirá la eficiencia de los sistemas electrónicos de seguridad, como el programa electrónico de estabilidad o el sistema antibloqueo de frenos.

Si fuera necesario cambiar los amortiguadores, deberán cambiarse juntos los dos amortiguadores de un mismo eje. Un cambio que, como ya saben los profesionales del taller, implicará la revisión del resto de componentes del sistema de amortiguación: soportes del puntal de suspensión, topes de compresión o tubos de protección.

ZF, tecnología de equipo original a tu alcance

ZF Aftermarket contribuye a lograr una mayor seguridad en circulación con su amplia gama de productos de calidad de los equipos originales.

Sus frenos TRW, sus amortiguadores Sachs y sus componentes de Lemförder para chasis y dirección son el equipamiento perfecto para que los talleres puedan satisfacer las necesidades de los vehículos de sus clientes con las máximas garantías.

 

 

Espacio patrocinado por
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone


No hay comentarios

Escribir comentario