“Cuando hablamos de la recuperación post COVID-19 nos estamos equivocando”


Fernando Díaz Pernas de Olipes Lubricantes

No estamos en un momento post COVID-19 sino en un momento post primer estado de alarma. Además, una pandemia como la generada por el COVID-19 no la podemos ver como un problema local, sino global. Tampoco estamos en una “nueva normalidad”, estamos en una “nueva realidad” que socialmente será peor que la anterior y también empresarialmente, al menos durante un tiempo.

Desde Olipes Lubricantes vemos así el entorno que actualmente nos rodea y ante el que debemos pensar y reaccionar. Ya saben, “piensa global, actúa local”:

El 21 de julio se superó la barrera de 300.000 nuevos contagios por COVID-19 en el mundo, con 16,5 millones de contagios confirmados, 9,6 millones curados y 654.000 fallecidos. En España hemos superado en los últimos días del actual mes las cifras de nuevos contagios que teníamos el 20 de marzo y ya acumulamos 279 mil casos confirmados, 150 mil curados y más de 28 mil fallecidos, según datos oficiales.

La economía se contraerá entre un 16% y un 21,8% en el segundo trimestre tras haber caído un 5,2% en el primero. El déficit público se disparará previsiblemente a una horquilla de entre el 9,5% y el 11,2%, mientras que la deuda pública rondaría entre el 115% y el 120%. La tasa de paro podría alcanzar el 24,7% en 2021, con una deuda per cápita que superará los 26.000€ (en 2011 era de 15.881€ y en 2007, de tan sólo 8.404€). En pocas palabras, una deuda impagable que lleva implícito un “rescate camuflado” de la Unión Europea, con sus respectivas condiciones, así que preparémonos para ocho años mínimo de mayor presión fiscal, reducciones de ayudas a empresarios y a la I+D+i, una menor capacidad crediticia de las empresas españolas y un mayor coste del dinero. También tendremos una mayor brecha social, los colegios funcionarán a media capacidad y a cada nuevo caso detectado se cerrarán instalaciones.

Ciertamente, tenemos que pensar en ello porque esta situación no la va a arreglar ningún político sino el tejido empresarial, los autónomos y las familias, como hemos hecho siempre.

Dudas frente las que hay que dar respuesta

Visto el panorama, a mí me surgen muchas preguntas para las que, sinceramente, no tengo respuesta. No obstante, sí debemos planificar soluciones para poder dar respuesta en caso de que se den, pues ese es nuestro trabajo como gestores, independientemente del tamaño de nuestros negocios.

¿Qué vamos a hacer con los niños el curso que viene si no pueden ir al colegio, o si cierran las instalaciones por COVID-19? ¿Seguiremos teletrabajando para compaginar trabajo y vida familiar? ¿Qué pasará si tres de nuestros empleados se van de fiesta y se contagian? ¿Nos mandarán a toda la plantilla a casa confinados por dos semanas con nuestras familias? ¿Cerraremos temporalmente nuestro negocio, informando también de todos los clientes que han pasado por él? Muchas preguntas con una resolución incierta…

Con este panorama, en la posventa deberíamos hacernos otras muchas preguntas más específicas de nuestro sector: ¿De verdad creemos que vamos a recuperar los kilómetros perdidos por vehículo circulante de nuestro parque? ¿Hasta cuándo se va a prorrogar esta situación? ¿Tendremos todavía solvencia en septiembre para invertir en la maquinaria, el software y la formación necesarias en nuestros talleres para efectuar los diagnósticos y reparaciones de las nuevas motorizaciones híbridas? ¿Estamos preparados para hacer frente a la conectividad de los nuevos vehículos? ¿Son rentables las empresas y grupos de distribución de recambios, o veremos cómo alguno de los grandes es vendido a precio de saldo a inversores extranjeros? ¿Podrán fabricantes y distribuidores seguir prestando los mismos servicios o tendrán que recortar en costes de producción y logísticos?

Durante estos meses pasados he visto muy buenas palabras pero pocos pasos a la acción. Nuestro sector, como nuestra economía, necesitan una reestructuración profunda, pues la pandemia nos ha quitado el maquillaje y está sacando a la luz problemas de raíz, los cuales requerirán de bisturí y de las manos de un buen equipo de cirujanos.

Con esto no pretendo ser alarmista sino realista. Por ello, desde esta tribuna de opinión pido a los empresarios del sector prudencia y capacidad de gestión para abordar en conjunto una profunda reforma del sector, porque juntos somos más fuertes.

Sin duda, en los próximos meses tendremos que tomar decisiones valientes, a veces dolorosas y en muchos casos poco populares, pero ahora no es momento de mirar el número de “likes” sino de actuar, de agruparse, de hacerse más grandes y de redefinir las reglas del juego, de planificar, de reajustarse y de reinventarse. No dejemos que las cifras de los años anteriores al COVID-19 nos nublen la vista, aunque nuestra flota de vehículos se siga envejeciendo y supere pronto los 13 años de antigüedad media.

guía de optimización económica para talleres de Olipes Lubricantes

Apoyo de Olipes a los profesionales

En Olipes, conscientes de los retos y de las difíciles decisiones a las que nos tenemos que enfrentar en este entorno de incertidumbre y sin precedentes, hemos lanzado una guía para la optimización económica del taller multimarca, en la que hemos plasmado unas directrices básicas que, a nuestro juicio, los talleres deberían seguir para una correcta gestión del negocio en estos momentos.

Los interesados pueden descargar nuestra guía pinchando en este link o directamente desde olipes.com. Nuestro equipo de asesores está también a su disposición para ayudarle en su gestión del día a día y en su planificación, por lo que le animamos a no dudar y contactarnos sin ningún compromiso ante cualquier duda o pregunta que pueda tener sobre su negocio.

En Olipes estamos para ayudar y aportar valor, a través de nuestro servicio de calidad, a un sector del que vivimos más de 4,3 millones de europeos que desarrollamos nuestra profesión en el uso del automóvil y en el servicio posventa: vendedores de vehículos (1,5 millones en concesionarios y V.O.), mantenimiento y reparación (1,5 millones en talleres), 700.000 en la venta de recambios y accesorios, 500.000 en EESS y 200.000 en empresas de renting y leasing.

 

olipes